86 nombres para un centro cultural hippie

El centro cultural hippie se expande sin pausa por la ciudad, gracias a que sus concurrentes nunca juzgarán las instalaciones por sus apariencias. Pero aún así, se necesita un nombre armónico, sensible y que hable del faso. Por eso, el  Laboratorio de Onomástica de Manual de Estilo te trae 86 nombres para tu próximo emprendimiento. 

  1. La quebrada de Humauaca
  2. El Oso Aretum
  3. Naturaleza sangre
  4. Centro de Convergencia Astro Cultural “Estoy parado sobre la muralla que divide todo lo que fue de lo que será”
  5. Luna lunera
  6. Espacio Equilibrio
  7. Palo Santo
  8. Encontrarte
  9. Perderte
  10. Reencontrarte
  11. Abrazarte
  12. Revalorizarte
  13. Juzgarte por lo inmaterial
  14. Desperezarte
  15. Bambolearte
  16. Tallarte
  17. Planeta Azul
  18. El refugio
  19. Espacio multiarmónico “Dame tu sonrisa”
  20. El tungue le
  21. La casa de Seba
  22. Armonilandia
  23. Espacio Especial
  24. Paredes de Atacama
  25. Bichito de luz
  26. La luciérnaga encantada
  27. El rinconcito de los abrazos
  28. Instituto Arnold Schwarzernegger
  29. Rexona Incense
  30. EDAE (Espacio de desarrollo armónico de las emociones)
  31. Instituto Universal de la Autosanación Asistida
  32. Atrás ves arte
  33. Atrás besarte
  34. Atravesar te
  35. Atravesar t@
  36. AURA (ex Lo de Laura)
  37. Nepal en Uruguay
  38. Ludoterapia para grandes
  39. Poncho magnético
  40. Alfombra turca
  41. Merienda compartida
  42. Un espacio
  43. Casa Mantel
  44. El secreto de Muriel
  45. Óbolo Cultural
  46. El hormiguero
  47. Rayuela al infinito
  48. Juegos gástricos
  49. Planetario Tierra Adentro
  50. La Roti Kultural
  51. Caleidoscopio de Ideas
  52. Ideotas (Espacio con auto crítica)
  53. Ideones (Espacio con baño químico)
  54. Cometas en tu corazón
  55. Kalima
  56. Giuseppe Verde
  57. El Phaso
  58. Danilú
  59. El Carrusel de los arcoiris
  60. La caza de Spinetta
  61. Un tranvía llamado recreo
  62. Pegaso, primer centro interdisciplinario de sanación áurica
  63. (Re)creo
  64. Las dunas atípicas
  65. Valizas eterno
  66. El cubil nativo
  67. Sol y Darío
  68. El hornero invisible me apadrina
  69. En-tren-arte (Centro cultural de gimnasia integral con sede en un tren abandonado)
  70. Quinta inmanencia
  71. Alabanza pagana
  72. Sol sostenido mayor
  73. El Pajonal
  74. Corazón de plasticina
  75. Extraño ser
  76. Puzzles que se arman
  77. Sueños que caminan
  78. Ensoñación otoñal
  79. Aleteo de coleópteros
  80. El atrapa sueños
  81. El atrapa dueños (este es un poco más combativo)
  82. La casita de pan
  83. El candombe de Ana
  84. La tuca de la vida
  85. Espacio Multikultural Puente al Sur
  86. Casa de Ludopedagogía El Chavo del 8

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

77 nombres para tu banda de rock
La sociedad de los hombres parados
Cómo ser cool si no creés que Steve Jobs inventó la rueda

5 teclas que impiden la comunicación

El teclado es una herramienta fundamental de la vida contemporánea que, en manos equivocadas, puede convertirse en un arma de comunicación disruptiva. Y no hablamos de quienes pasan por alto el uso de tildes. Vamos más allá. Vamos a detalles más específicos que pueden convertir una conversación por chat en un infierno o un correo electrónico en SPAM.

El extremista de la arroba

Todo comenzó con las casas de “informática” y los finados cibercafés que, deslumbrados por la aparición del correo electrónico, comenzaron a nombrar cada negocio con nombres como “conect@2” o “@rrob@”. Es cierto que corrían otros tiempos y que vivíamos otro modelo de país, dominado por la mafia de los juegos en red.

Pero en poco tiempo la arroba reencarnó. Una horda de personas encontró en ella una aliada en su búsqueda interminable por llevar lo políticamente correcto a nuevos límites. Este conglomerado humano encontró en la arroba una versión sintetizada del redundante Todos y Todas, Amigos y Amigas, Uruguayos y Uruguayas. Para ellos, la arroba representa el santo grial, la síntesis perfecta de la a y la o como representantes de cada género. Pero el abusador de la arroba siempre termina mal, básicamente porque vive en un mundo en el que las palabras se escriben pero no se pronuncian. Díganme si no, ¿cómo se pronuncia la palabra “tod@s”?

El Bloq Mayús trabado

Muy frecuentemente nos llegan correos electrónicos que disparan este pensamiento: ¿la persona que me escribe carecerá de la tecla Bloq Mayús? Es una pregunta válida que se responde fácilmente. Por lo general la respuesta es no, la tecla está en su lugar, casi inmaculada, pues rara vez es pulsada por su dueño. Lo peor de todo es que el demente de las mayúsculas suele no entender la causa de nuestro enojo y se pregunta qué nos molesta tanto. Es difícil de explicar, pero digámosle que más allá de cierta picazón visual que nos produce, la verdadera razón por la que no toleramos las mayúsculas continuas es la misma razón por la que no soportamos que nos griten.

Un problema de larga data

El Paréntesis o la huella del cronista cultural

Así como Alicia Silverstone estará por siempre pegada a los 90’s, el uso abusivo de los paréntesis está adherido al ADN del cronista cultural. Palabras como (d)escribir, (re)pensar, (pre)escribir, (des)localizar son moneda corriente en ese gueto.

El uso del paréntesis de esa manera nos recuerda a esas personas que aprenden a silbar recién a los veintiocho años. Inmediatamente comienzan a silbar sin pausa desde el “feliz cumpleaños” hasta el himno nacional. Algo similar les ocurre a los periodistas culturales, a sus aspirantes y a sus lectores, que se apasionan con el uso de los paréntesis y empiezan a escribir todas las oraciones con recursos como: “Las (re)escrituras de la (des)contextualización (de)construida”. Detrás de un abusador del paréntesis se esconden personas ambivaletes, indecisas, que se viven atajando, y que no tienen clara la línea divisoria entre un juego de palabras y el ingenio.

La emoción exagerada

-¿Cómo está afuera?

-Está nublado!!!!!!!!!! Y me cagó un pájaro!!!!

Ese diálogo es lo normal. El partidario de utilizar signos de exclamación en cada comentario, parece vivir en un frenesí constante y vibrar con cada detalle. El problema que causa intercambiar mails o conversaciones por chat con esa persona, es que cuando pasa algo verdaderamente grandioso, que sí amerite una exclamación, no le quedan más armas. Por eso, es posible que para demostrar verdadera emoción recurra al temido alargamiento de las vocales: “¡¡¡Felicitaciooooooooones!!!”. Por eso, tené cuidado, porque si este mal te ataca, es posible que seas un adicto a la coca cola, una locutora de FM o Mariano Iudica.

!!!¡¡¡¡AHHH!!!HH!!! LASMALVINASSONNUESTRAAAASSSSSSSS!!!

El autista del emoticón

El emoticón, que la mayoría de los humanos emplea para matizar un comentario o emitir una reacción que no diga nada, cuenta con un ejército de fundamentalistas que llevan esa combinación de teclas a niveles de complejidad incomprensible. Hay dos clases de adictos al emoticón: el que los emplea porque no tiene palabras que expresar, y el que los usa de una manera sofisticada. El primero se limita a pocos comandos. Una sonrisita, una lágrima, una sacadita de lengua. Su mundo se termina allí. El otro, el sofisticado, se enreda en su propia madeja. Intenta generar emoticones de estados y emociones tan específicas, que el dialogante se pierde. El demente te tira un  (:-|>=) para decir “eso que me decís me despierta sentimientos encontrados que apenas puedo descifrar” o un .-( para expresar “me tiraron una piedra y quedé tuerto”. Con el tiempo va construyendo su propio código morse y sustituyendo las palabras por comandos irreconocibles. Finalmente pierde la capacidad de hablar y en las conversaciones cara a cara ensaya muecas rarísimas que muy poco tienen que ver con la cordura.

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

La sociedad de los alcahuetes
Cómo ser cool si pediste un pancho en la primera cita
Diccionario: Mentira

Cómo innovar en fiestas de disfraces

Las fiestas de disfraces son como Marilyn Manson. En vez de inquietarnos con sus extravagancias, simplemente forma parte de lo que esperamos de él. Por eso se hace necesario quebrar con las costumbres, para que, de alguna manera, este tipo de fiestas vuelva a sorprendernos.

1. Tomarse el disfraz muy en serio

Si no querés que el atuendo se termine en una parodia inofensiva, podés apostar a más, y no hay mejor forma de hacerlo que tomándote el disfraz en serio. Para lograrlo, deberás meterte en el personaje siguiendo los apuntes sobre Stanislavski de algún amigo que haga teatro, y compenetrarte tan profundamente que el disfraz dejará de ser disfraz. Cuidado, hay alternativas que pueden ponerte en problemas, así que te recomendamos elegir el disfraz con precaución. Por ejemplo, disfrazarse de terrorista y poner una bomba puede provocar muchas muertes, que la fiesta sea un embole y que no te vuelvan a invitar a ningún otro evento social.

2. Disfrazarse de mozo

Este es un atuendo que parece no decir nada y que muchos pueden juzgar de servil, quizás con razón. Pero el disfraz de mozo tiene sus beneficios porque, además de permitirte hacer el baile de la bandeja, también podés hacer unos mangos llevando y trayendo tragos, vendiendo canapés y recibiendo propinas de gente drogada o disfrazada de Flash o las dos cosas. Es un disfraz ideal para fiestas de Halloween, celebración que cae a fin de mes, cuando estás más corto de ingresos.

A esas personas les podés sacar $500 tranquilamente

3. Apelar a la desnudez

Un disfraz estacional, especialmente indicado para el verano cuando no hay peligro de piel de gallina. Además, suele ser muy barato. Usted dirá ¿en esta época casi pornográfica, en dónde está la innovación de desnudarse? Bien, no será del todo innovador, pero el viejo truco de aparecer sin ropa en una fiesta (o en una instalación)  continúa funcionando, básicamente porque el resto de los presentes anda vestido. Así que mientras la revolución sexual no llegue, aprovechá para desabrocharte y convertite en el alma (y cuerpo) de la fiesta.

4. No ir

Marcar presencia por la negativa es el camino más indicado si tenés un exacerbado complejo de superioridad o si justo se te ocurrió algo mejor que hacer. Para generar un efecto aún mayor, se recomienda anunciar la ida a la fiesta con mucho ímpetu y anticipación, incluso anunciando posibles disfraces y hasta armando una votación para que los demás escojan tu disfraz ideal. De ese modo, tu ausencia se notará aún más y tu disfraz será un éxito. Nota de redacción: está terminantemente prohibido responder a los reproches y a los “por qué no fuiste” con el chiste “me disfracé del hombre invisible”. Ese chiste prescribió en 1971, y no estaría volviendo.

Un cliché que no es retro

5. Proponer una fiesta de alter egos

¿Fiestas de disfraces? ¿Qué era eso? Ah, sí, ahora lo recuerdo. Entretenimientos imitativos y poco desafiantes que consistían en copiar atuendos de otras personas o personajes. Eso ya fue. El verdadero artista no puede caer en el lugar común de disfrazarse de superhéroe, enfermera o traductor público, sino que tiene que desautomatizar la percepción. Por eso concurre a fiestas de alter egos. En estos eventos los disfraces comunes son sustituidos por composiciones de personajes únicos e irrepetibles. Este disfraz tiene la ventaja de que tienes total libertad para crear una entidad nueva e irrepetible y de que, como si fuera poco, es muy útil para comenzar diálogos. 

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Los 5 estados de las llamadas de tu ex
Cómo ser cool viviendo con tus padres
5 ventajas de la abstinencia sexual

10 tendencias que se vienen con todo

El rumbo de las nuevas tendencias es tan imprevisible y desconocido como el árbol que da el tutti frutti. Consciente de su rol social, MDE creó un laboratorio de tendencias para predecir antes que nadie las 10 modas que aún no están dando que hablar.

1. Contagiar enfermedades

Gracias a la lectura de “La enfermedad como camino”, son cada vez más quienes encuentran en el acto de contagiar una enfermedad, no una irresponsabilidad, sino un acto de amor hacia el prójimo. Abrir la conciencia de quienes te rodean está a un resfrío de distancia. ¡Tú puedes!

2. Ser daltónico

Discriminados desde la infancia, los daltónicos son un grupo social que tiene lo que se necesita para volverse cool: son pocos o, hablando en “trendy”, son exclusivos. Ser daltónico trae consigo una visión de la realidad única, moderna y transgresora. ¡No la abandones!

3. No poner señalero

Se trata de ser espontáneo, imprevisible, innovador. Y eso de avisar cada vez que vas a meter una curva, no ayuda. Por eso, la tendencia que se viene se llama “Conducción Espontánea” y consiste en hacerle caso a tus instintos y doblar sin avisar.

Próximamente: estacioná donde te pinte

4. Vomitar en los restaurantes en señal de que estuvo bueno

El mundo de la gastronomía se rige por extrañas normas de aprobación que no siempre son claras. Esta nueva tendencia tiene la ventaja de ser bastante explícita y de dejar satisfechas a ambas partes. El cocinero siente que la aprobación brota de las entrañas de los comensales. Los comensales se salen con la suya al poder deshacerse de una comida espantosa sin que nadie lo note.

5. Aplaudir cuando el semáforo cambia de rojo a verde

¿Por qué aplaudir solo una vez por día y en verano cada vez que el astro rey se va a descansar tras el horizonte playero? Con esta nueva tendencia podrás aplaudir tantas veces como el semáforo pase del rojo opresor, al verde liberador, TODOS LOS DÍAS DEL AÑO. Esta opción de vida fomenta el optimismo, las ganas de vivir y la euforia ante cosas insignificantes. ¡Celebra la vida!

6. Poner tildes cuando lo sientas

No se trata de burlarse de la Real Academia Española (algo que pasó de moda en el 2007), ni de rebelarse ante el corsé de las reglas entumecidas. Se trata de apropiarse del énfasis.

Persona predecible

7. Escuchar a Los Pericos

Tuvo que pasar mucho tiempo para que la inspirada poesía de “Ohu, mi beleza / a natureza eu vi chegar” pueda ser apreciada por nuestra elite pensante. Ese momento es ahora. O casi. No, mejor no.

8. Adoptar un oso de peluche

Después de varios años marcados por la moda del egoísmo, este próximo año la filantropía se viene con todo y no podés ser tan tarambana y quedarte afuera. ¿Adoptar niños? ¡Ya fue! Lo que se viene es adoptar osos de peluche, entidades que, de acuerdo con lo último en tendencias espirituales, tienen alma. Además, según Osho, si sumás todos los hilos de peluche, siempre dará  25454, un número muy energético.

9. Dormir con trajes espaciales

Si colocaste tu cama de acuerdo al feng shui pero la realidad te sigue abrumando, sumergite en un traje espacial y viví la experiencia estelar desde la comodidad de tu casa. Un pequeño paso para vos, un gran paso para nadie más.

En las mejores tiendas

10. Andar en silla de ruedas… con bocina!

Deambular por la ciudad nunca fue tan divertido como con la fabulosa Silla de Ruedas con bocina incorporada que te hará creer que alguien te escuchará mientras un ómnibus te pasa por arriba. 

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Cómo ser cool si te gusta la cumbia
Las 5 personas más molestas en un concierto

La sociedad de las adicciones ocultas

77 nombres para tu próxima banda de rock

Al igual que hacerse un tatuaje, bautizar una banda de rock suele ser un acto impulsivo y que, aún cuando te arrepientas, no podrás cambiar tan fácilmente. Por eso, el Laboratorio de Onomástica de Manual de Estilo confeccionó una breve lista para que no te sientas en soledad en el difícil momento de nombrar a tu próxima banda . Puede llegar a ser tan útil como esos libros con fotos de tatuajes.

  1. Ganando adeptos
  2. Nenes bien
  3. Ojo que es probable que no les guste lo que hacemos
  4. La máquina de cortar pasto (Rock progresivo campesino)
  5. No hacemos bises
  6. Bueno, si insisten
  7. El bigote de Maslíah
  8. Menea la cole (Cumbia judía)
  9. Atilio con K
  10. James Band
  11. Spinetta en el cielo con diamantes
  12. Los ganadores de gran hermano
  13. La frondosidad de tu ceibo
  14. Los Pespuntes
  15. Agentes limpiadores
  16. Los domadores de teros (Música para dormir rugbiers)
  17. Ella desvencijó el sillón hamaca del palier
  18. Adulto contemporánea
  19. El granero solitario
  20. Teta de metal
  21. Los doble fas
  22. Zurcido Invisible
  23. The Pelos
  24. Los Chuck Norrisey
  25. Apto Para Consumo
  26. Militares arrepentidos
  27. Tomátelo con Cerati
  28. Lección de vuelo número 5
  29. Block Quirúrjico
  30. Esmoquin Heads
  31. Delitos complejos
  32. Goce de sueldo
  33. Precisamente, de eso hablábamos mientras centrifugábamos el átomo en el lavarropas de Leticia
  34. Ataque 79
  35. Encarta 98
  36. Gente de cine
  37. Milanga de pelo largo
  38. Los rabinos paranoicos
  39. Grasas Totales
  40. Los Powerpoint
  41. Hanson y Goethe
  42. Matías Corista
  43. Barrabravas de Defensor (Chamber Pop)
  44. Malentendidos
  45. Catecismo para todos
  46. Tranquera abierta (Metal Rural)
  47. Y latina
  48. Los cuánto hay
  49. Julieta Prandi
  50. Banda de homenajes
  51. Los que iban haciendo cebo
  52. Índice y anular: dúo de dedos
  53. Los inmuebles
  54. Puto el que escucha
  55. Mambrú 2
  56. Juventud en drogas
  57. Manga De Muertos
  58. Teclado numérico
  59. Los que iban haciendo gárgaras (Doo wop acuático) (ex Los que iban haciendo cebo)
  60. Indie gentes
  61. Pura pose
  62. Los terratenientes del monte de Venus
  63. Generadores de éxitos
  64. La incansable respiración del hipopótamo gris
  65. Los Rolling Stones del Uruguay
  66. Nerds sin lentes
  67. Los Comensales de Burroughs
  68. Los ji-ji-jinetes tartamudos
  69. Móvil satelital
  70. Los polisíndeton y polisíndeton
  71. Los sofistas se divierten
  72. Disolviendo el coágulo
  73. Abuelos con cachiporra
  74. La sombra de peter pan
  75. La abreviatura de etcétera
  76. El despecho de Fierro
  77. Puntuales

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Las 5 personas más molestas en un concierto
La sociedad de los hombres parados
Wilson Capusotto y sus videos

Los tres mayores enemigos del sentido común

El amor y la traición.

Desde tiempos inmemoriales el hombre dejó de lado su dignidad, su sabiduría y, muy especialmente, su sentido común al ser cautivado por la belleza, ser enamorado y, luego, traicionado. Tomemos como ejemplo a Helena de Troya. Decenas de miles de barcos, diez años de sitio, soldados, reyes, príncipes y semi-dioses luchando, hasta un caballo relleno de griegos. Todo solo por una mujer hermosa.

¡Con lo cara que está a madera!

¿Alguien puede imaginarse a un portador de sentido común en toda esta escena? No puede ser que nadie haya hecho entrar en razón al rey, que nadie haya preguntado: – ¿No será mucho, jefe, mandarse así con 50.000 barcos todo porque la Helena se fue con otro? Mire que yo tengo una prima que está buena también y es bastante gauchita. – No, no. Tiene que ser Helena. Vamos a construir un caballo de madera. – ¿De madera? ¿Le parece? ¡Con lo cara que está la madera! Capaz que de mdf mejor. – ¡No! Va a ser de maderaaaa. No hay discusión posible y ningún sentido tiene intentar imponer coherencia en situaciones como estas.

El horóscopo

No importa que no le emboque jamás. Tampoco es trascendente que te hable de comunicarte mejor con tu pareja cuando estás soltero o que te sugiera que pases más tiempo con tu mascota cuando tu pichicho acaba de pasar a mejor vida. Los seguidores acérrimos del horóscopo presentan comportamientos por demás extraños que pueden explicarse a través de la influencia que las recomendaciones de astrólogos de dudosa reputación tienen en su vida. En algunas ocasiones, por ejemplo, pueden llegar a vestirse íntegramente de verde lima, no aceptar que nadie los aconseje el viernes pero solicitar asesoramiento a cuanto gil se les cruce el martes y relegar las decisiones de negocios hasta el domingo porque Mercurio se cruzará con Marte. Inútil es tu español en estos casos, no habrá forma de hacerle entender al fanático de Walter Mercado que el domingo la oficina está cerrada.

Estas personas suelen también creer en otras disciplinas sospechosamente inciertas como la meteorología y afirmar con convicción que lo que mata es la humedad. Ante ellos, solo queda resignar el sentido común y esperar al próximo horóscopo para comenzar a predecir su, de otra manera inexplicable, comportamiento.

La infancia

Esa tierna etapa de la vida que algunos recuerdan con alegría y muchos recuerdan con pavor, es el reino del sinsentido. Aquí el dinero no es necesario porque existen las tarjetas de crédito para sustituirlo, los dientes de leche ya inútiles constituyen un tesoro a ser intercambiado por una pequeña fortuna y un señor viejo, gordo y con barba es dueño de la mayor fábrica exportadora con headquarters en el Polo Norte y maneja el servicio de cadetería más eficiente del planeta, a fuerza de explotar elfos y renos.

La falta de sentido común no conoce límites: fábricas inexistentes que contaminan.

El problema está en que esta ausencia total y completa de sentido común es considerada tierna, atractiva, incluso adorable, por el simple hecho de provenir de seres de baja estatura. Es solo cuestión de esperar. Muy pronto los niños utilizarán sus encantos para dominarnos por completo. En este momento, muchas de nuestras peores pesadillas se convertirán en realidad. Deberemos vestirnos como si fuera Halloween cada día, todas las comidas consistirán en azúcar pura camuflada con formas y colores y en el ómnibus deberemos dejarle el asiento a los amigos invisibles lisiados o de avanzada edad.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Cómo ser cool viviendo con tus padres
Cómo ser cool sin convertir el agua en vino
5 errores que cometo una y mil veces 

5 estrategias para volverte inmortal

No te comas la pastilla: ser inmortal depende de ti. No dejes que solamente los dioses y las estrellas de rock detenten ese derecho de todos. No caigas en el craso error de pensar que todo se arregla con una estatua. La inmortalidad de la estatua se acaba en el momento en que empieza a utilizarse como baño público. Tampoco se arregla logrando el nombre de una calle. No, los caminos son otros, algunos más sanos que otros, pero todos ofrecen alternativas para ser inmortales, un sueño de muchos, una realidad de pocos. Hasta ahora…

1. Stencilear la ciudad con tu cara

¿Qué hubiese sido del Che Guevara de no ser por ese stencil que lo llevó de revolucionario a remera? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que murió hace 45 años y ese stencil basado en la fotografía de Alberto Korda lo mantiene presente en el imaginario popular. El stencil no envejece. Eso sí, con este método correrás el riesgo de que todo lo que pienses sea olvidado, y que solo quede tu caripela para adornar tazas, vender pegotines y rellenar banderas de hinchada, entre el símbolo de marihuana y el escudo del club “de los amores”. Un hit.

“El stencil me mantiene vivo en la memoria de la gente. Es una caricia para el alma” declaró Pikachu

2. Crear tu propia religión

Ta, capaz que te ganaron de mano Jesús, los mormones, Sai Baba, y tantos otros que encontraron la fórmula perfecta para llenar estadios sin pasar por el engorroso proceso de aprender a jugar el fútbol. De todas maneras, crear tu propia religión continúa siendo un camino redituable en términos de carisma y posteridad. No solo ganarás un respeto y devoción totales, sino que serás mencionado cada dos minutos por fieles que te harán arder la oreja en el más allá. 

Es innecesario aclarar que la posibilidad de lavar activos está a la orden del día, así que podrás asegurarles a tus herederos una buena vida, mientras duermes el sueño eterno con la conciencia tranquila. Amén.

3. La de Elvis

Esta táctica consta de varios pasos. Primer paso, simulá tu muerte. Segundo, desaparecé por un tiempo. Tercero, comenzá a aparecer en lugares diferentes cada tanto. Una parada impostergable será Bariloche en donde se suele pactar una cita con Carlos Perciavalle.  Yastá. El mito de que en realidad no has muerto cobrará vida y pronto la gente hará rodar una bola de nieve que te hará aparecer en lugares insospechados, mientras vos te tomás un daikiri con Yabrán. Pero las ventajas no terminan aquí. Otro de los beneficios de esta estrategia es que hace realidad el sueño de muchos: presenciar tu propio velorio desde una posición oculta y ver cómo se comportan los demás al saber que has muerto. Lamentablemente, no podrás hacer chistes ni desconcertar a los presentes, porque toda la estrategia caería, pero ¿qué bueno sería, no?

¿Quién no se ha cruzado con Elvis?

4. Hacer algo que trascienda en el tiempo y en el espacio logrando que tu creación traspase fronteras, comunique razas y establezca un nuevo paradigma capaz de afectar la cosmovisión del mundo entero.

No, muy complicado.

5. Matar a alguien famoso

También conocida como “la sanguijuela de la fama”, asesinar a una celebridad es sin dudas la manera menos digna de hacerse famoso, la más execrable y la que te asegurará los seguidores menos simpáticos. Abierta por Caín hace ya muchos años, esta senda fue continuada por los infames asesinos de John Lennon, Versace, Martin Luther King y tantos otros. Estos, más que inmortales se han vuelto inmorales, pero nadie puede negar que han alcanzado cierta notoriedad. Es que estas cabecitas retorcidas están más que satisfechas, pues miden la celebridad por la cantidad de documentales en el History Channel que protagonizan.

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Las 5 personas más molestas en un concierto
La sociedad de las adicciones ocultas
Las 5 preguntas más odiadas en las entrevistas de trabajo

La evolución del mentiroso*

Aunque entre la comunidad de mentirosos se haya vuelto muy popular el orgulloso dicho “mentiroso no se hace, se nace”, hoy ya nadie discute que un mentiroso no surge de la noche a la mañana sino que se construye tras una serie de desafortunadas circunstancias. Con el afán de ser más inclusivos, MDE indaga en las diferentes etapas que convierten a un ciudadano promedio en un mentiroso a tiempo completo.

La mentira, una forma de libertad

Imaginemos que nuestro mentiroso es un secreto admirador del más odiado de los clichés: Ricardo Arjona. Él sabe que eso está mal y por eso se ve obligado a mentir con argumentos conocidos. Por ejemplo, el ya clásico discurso de que le parece una aberración que el cantante haya dedicado una canción entera a la menstruación. Pero, en realidad, nuestro mentiroso considera que la frase “de vez en mes una cigüeña se suicida” es comparable a un verso de Verlaine. Eso no es todo, cada vez que el cantante pisa nuestro país, el mentiroso se ve obligado a mentirle a su pareja en sus narices. Suele inventarse un picadito con los amigos o una noche de putas para poder verlo en vivo sin sentirse menos hombre ante su novia. La sociedad, con su moralina anti-arjoniana es la que lo inicia en la mentira.

Negar su debilidad por Arjona será la primera de una cadena infinita de mentiras.

La mentira para alardear

Una vez estrenado en la mentira, el mentiroso comenzará a utilizarla con mayor frecuencia y soltura, con la finalidad de mejorar su reputación. Ya no la utiliza como defensa, sino que la convierte en un arma de ataque para ingresar a círculos selectos de nuestra sociedad. Todo comienza con una invitación de un amigo a su muestra de arte contemporáneo. Del “me gusta” pasa al “me encanta”, pero pronto comprende que esas mentiras no son suficientes y ensaya un “tu concepción del espacio como una cápsula de tiempo que enfrasca la vida cotidiana es comparable a la obra de un pequeño dios obligado a recrear el universo cada 7 días”. Pero eso no es suficiente y, para ponerse a tono, hipoteca la casa para poder comprar la obra, colgarla en su living comedor y contemplarla cada mañana mientras se come un yogurt con cereales en bata y pantuflas. Este es el momento en el que las personas más cercanas al mentiroso comienzan entender el verdadero alcance de este mal.

La mentira con patas

Nada excita más a un mentiroso experimentado que un buen desafío. Por eso, entre las peores cosas que se les puede decir es que “la mentira tiene patas cortas”. Ni lerdo ni perezoso, ante el descubrimiento de que la mentira tiene patas, el mentiroso encontrará un nuevo reto: entrenar a su mentira para correr una maratón. Y es así que buscará hacer durar sus mentiras más de lo humanamente posible, llegando al límite de sus propias capacidades. Uno de los ejercicios favoritos de los mentirosos es disfrazarse de Testigos de Jehová y pasar tardes enteras en compañía de señoras viejas que viven en casas poco aireadas, con varios gatos y mucha necesidad de hablar. Con suficiente práctica el mentiroso logrará romper sus propios records y volverse inquebrantable. Este mojón significa, para algunos, el inicio de sus carreras como abogados.

El mentiroso en recuperación

Después de la mentira.

Quizás no haya vuelta atrás para un abogado, pero sí quedan algunas alternativas para el mentiroso que no se volvió profesional. En nuestro país hay avanzadas clínicas de rehabilitación financiadas por el Opus Dei que cuentan con psicólogos especialmente entrenados en leer La Divina Comedia a través de altoparlantes las 24hs del día, esperando que los mentirosos se arrepientan. Claro que el momento del alta es siempre complicado porque nunca se cuenta con la certeza de que se trate de una recuperación exitosa o de otra mentira. El Estado también cuenta con una clínica de rehabilitación para mentirosos pobres o ateos. Una vez recuperados los mentirosos lidian con los síntomas de abstinencia trabajando en una línea 0900 de lectura de cartas astrales, con la que financian el centro para que más y más mentirosos puedan ser recuperados.

*Publicado en Jota#9

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

5 tipos de peces que van quedando en el mar
Los cinco estados de las llamadas de tu ex
5 dictaduras destinadas al fracaso

Las 5 personas más molestas en un concierto

Según la ley de Murphy de los conciertos, cuantas más comidas hayas sacrificado para poder financiar la entrada a un recital, mayores serán las probabilidades de encontrarte con uno de estos 5 individuos al lado.

1. El fotógrafo

El fotógrafo es el único ser que no está preocupado por escuchar. Lo suyo pasa por la mirada, la luz y el encuadre. Mientras las masas contemplan el espectáculo en actitud pasiva, el fotógrafo está activamente artístico. Y “activamente artístico” quiere decir que todos sus movimientos están justificados, pues lo mueve el convencimiento de que debe capturar cada instante con su aparatosa cámara, por más que eso implique taparle la visión a todo el que tenga al lado. Pero eso no es todo. Una vez terminado el recital, mientras todos comentan “qué bien sonó”, “qué buenos músicos”, “en mi vida había experimentado tal sensación sonora”, el fotógrafo solo atina a decir: “qué buena luz”.

Una variante menos glamorosa de esta misma especie es el “espectador-trípode”, aquel que no se mueve, ni canta, ni baila, porque está empecinado en filmar todo el toque con su celular. Su segunda ambición más importante es conseguir un millón de visitas en youtube. La primera es conseguirse una vida.

2. Miguel Gritar

Individuo que suele gozar de una memoria prodigiosa que le permite cantar cada fragmento de cada canción, incluso las partes de los coristas. Goza de un pico de éxtasis con cada solo de guitarra, que tararea mientras toca cuerdas invisibles con sus dedos. Ese taladro desenfrenado solo se detiene entre canción y canción. Pero no creas que sus cuerdas vocales descansarán. Aprovechará ese descanso para gritar mensajes de borracho a los miembros de la banda, a quienes llama por sus apodos. Divertidísimo.

El concierto era de Canto Gregoriano

3. Espectador con delay

Este inadaptado musical carece de oído, de ritmo y de sentido de la ubicación. No coordina ni las palmas; grita secretos en el oído de su acompañante justo cuando la canción se termina; canta el estribillo cuando la canción todavía no arrancó y decide comprarle una cerveza al vendedor ambulante en el momento más emotivo del show. Es inevitable que el hit más importante de la banda, ese que todos corean y bailan, lo encuentre en la fila para el baño, rodeado de otros ácronos.

4. La groupie en viaje de ácido

Pensá en la groupie tipo. Ahora pensá en un fan en pleno viaje de ácido. Ahora juntalos. Ahora pegate un tiro. Mientras vos pensás “la verdad que no sabía que el servicio incluía bailarinas exóticas drogadas”, la groupie-viajera se imagina que el guitarrista le está encargando un hijo con su guitarra, y lo hace saber con sus movimientos arabescos que sacuden su cuerpo y distraen tu campo visual.

Lléname de música

5. El infeliz ganador del sorteo

¡Es gratis! ¡Voy! ¡No me gusta! ¡Se lo tengo que hacer saber a todos los que están alrededor! Esa es más o menos la cadena de pensamientos de este pobre afortunado. Este individuo se identifica fácilmente por su maldita manía de mirar constantemente su reloj mientras todos los demás piden bis. También por mantenerse alejado del pogo, con un whisky en una mano y un revolver invisible en la otra. Su atuendo siempre lo diferenciará de los seguidores del género. Si se trata de una banda de funk, él acudirá a la cita portando su campera Legacy. Si, por el contrario, se trata de una banda de rock, él destacará por su camisa Legacy. Y si el toque es de metal cristiano, él será el único en portar zapatos Legacy. Al final se lamentará en voz alta por  no haber tenido el coraje suficiente para haber vendido la entrada en la puerta e irse a comer un chivito a Marcos.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Cómo ser cool estando enamorado
Los cinco estados de las llamadas de tu ex
5 dictaduras destinadas al fracaso

5 ventajas de la abstinencia sexual

Mientras que una minoría hace de la abstinencia un santuario y del celibato un modelo de vida, el resto de los mortales la pasa mejor. Sin embargo, no siempre hacemos lo que queremos y muchas veces nos gustaría contar con mejor compañía que una almohada inerte (al menos por un rato). Pero no desesperéis, oh jóvenes de la nueva era, que incluso esta calamidad tiene un costado beneficioso. Es más, no tiene uno, sino cinco:

1. Te volvés más ingenioso

Una de las grandes ventajas de la abstinencia es que toda esa fogosidad contenida puede canalizarse de muchas maneras. No me refiero a escribir una novela histórica, limpiar debajo de tu cama o ejercitar una habilidad novedosa, me refiero a aumentar el número de horas en internet. Ya sea comentando noticias intrascendentes o abriendo un perfil en cuanta red social aparezca, contás con tiempo de sobra para desarrollar tu ingenio. Pero como todos sabemos, de todos los barrios de internet, el que más se beneficia de la abstinencia es la red del pajarito. Y esto no lo afirmamos a la ligera. Científicos de la universidad de Paysandú han llegado a afirmar que cada tweet emanado es un espermatozoide que no llega ni al óvulo ni al latex.

2. Simplifica la vida doméstica

¿Está cansado de tener que ordenar la mesa tras ponerse muy ardiente? ¿Las patas de la cama comienzan a ceder? ¿Las sábanas parecen ensuciarse demasiado rápido? No se desanime, ni piense que la respuesta es comprar sábanas oscuras. Simplemente olvídese de toda actividad sexual y sus sábanas permanecerán tan limpias como frías. Aguarde, los beneficios no acaban aquí: tampoco tendrá que preocuparse por el estado de su ropa interior ni por lo poco sexy que se ve el pijama de tela polar que le regaló su abuela en su último cumpleaños.

Tiempo para vos

3. Conversaciones post sexo

Por menos complicada que sea la otra persona, no deja de ser una persona. Y no hay que ser Bergman para saber que hasta la persona menos complicada se vuelve especialmente complicada porque no es complicada. ¿Cuándo aflora la complicación en las relaciones de a dos? Inmediatamente después de que las hormonas se comieron su plato principal. El postre tiene el amargo sabor de conversaciones incómodas, generalmente basadas en un malentendido que se estira y estira como un preservativo. Además de incómoda, la conversación suele tener un carácter existencial, sobre todo cuando te preguntás ¿Qué carajo estoy haciendo acá con esto?

Es genial porque no habla

4. Los sexólogos no te afectan

¿De qué repollo brotaron los sexólogos? No lo sabemos. Lo único que sabemos es que aparecen en los programas de televisión compartiendo espacio con astrólogos y lectores de la borra del café. Nadie sabe mucho sobre ellos, salvo que se dedican a dar consejos para ejercitar la única actividad que viene garantizando la existencia animal desde tiempos inmemoriales. Por eso, su existencia es tan útil como la de un respirólogo, alguien que detecte errores en tu forma de respirar y te recete métodos de relajación de las fosas nasales para tener una experiencia de respiración integral y placentera. Pero lo importante es que el manto de estos embajadores de los sex shops y los laboratorios, solo se cierne sobre los pobres infelices que tienen una vida sexual activa. Así que si ese no es tu caso ¡hurra!

Inmune a los sexólogos

5. Es el método anticonceptivo más barato.

Decile “adiós” al sexo y “hola” a la solvencia económica. Esas piedritas en los zapatos de tu economía son los preservativos, pastillas, anillos y parches. Pero pueden volverse aún más caros en caso de que no funcionen. Así que el ahorro es potencialmente mayor si te ponés a pensar en los pañales, el jardín, la escuela, los cumpleaños y todo lo que conlleva la repugnante unión de un óvulo con un espermatozoide.

Este es tu momento. La liberación total está ocurriendo en ti. Nada ni nadie te pueden parar. Sos la evolución del ser humano. Sos el testimonio de que no todo lo que importa es el sexo. Hay muchas otras cosas. Estás vos. Vos y tu circunstancia. Si Dios naciera de nuevo se construiría a tu imagen y semejanza. Estás en la gloria. Tu porvenir está encarnándose. Sos la envidia de las masas. No, mentira. 

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

5 tipos de peces que van quedando en el mar
Cómo ser cool estando enamorado
Los cinco estados de las llamadas de tu ex
5 dictaduras destinadas al fracaso

5 tipos de peces que van quedando en el mar

Siempre me costó entender los dichos con metáforas de animales. “Perro que ladra no muerde” me suena a mentira y eso de “buscarle la quinta pata al gato” me parece disparatado. La misma confusión se apodera de mí cada vez que en una película escucho la trillada frase “there are plenty of other fish in the sea”, que sería el equivalente al “ya vas a encontrar a otro” que repite mi abuela cada vez que termino con alguien. Y no es que me cueste entender el paralelismo entre pescados y hombres; el problema radica en que nadie se pone a pensar por qué esos peces andan nadando tan libremente. ¿Qué razones esconden para que después de pescados alguien decida devolverlos al mar?

Es todo un enigma que he intentado develar. Porque hombres hay y muchos: solo hace falta comprometerse con uno para empezar a ver cuántos otros hay. Pero luego de un detenido análisis encontré que el 99% de los solteros que andan en la vuelta pertenece a una de estas cinco categorías, de las cuales hay que huir. Y cuando digo huir estoy diciendo correr. Correr como en una maratón, correr como en los cien metros llanos, sin mirar atrás, sin tropezarte, sin parar hasta haber pasado la meta y estar bien bien lejos del alcance del pez.

1. Los gays

Sí, es un lugar común eso de que son todos gays. Pero no estamos hablando de los abiertamente declarados sino de aquellos que todavía no han salido del clóset porque ni siquiera se enteraron de que están dentro de uno. Los típicos que reniegan de su condición hablando de culos y tetas como si realmente les saliera bien hacerlo. Es que, en realidad, son tentadores: les gusta ir de compras, no se pasan el día entero mirando fútbol, se dan cuenta cuando te ponés un vestido nuevo, cambiás de perfume o vas a la peluquería. Pero no nos dejemos engatusar por su porte de seductores porque, en definitiva, no lo son. Por lo menos no con nosotras. Pero sí van a poner su seduction mode on cuando en un restaurante los atienda un mozo lindo, simpático, culto y gracioso y que, oh casualidad, también sea soltero. 

2. Los cliché andantes y su miedo al compromiso

A diferencia de lo que nos enseña Hollywood sobre esta especie, es inútil intentar cambiarlos, amaestrarlos o domesticarlos. Sería más fácil entrenar a una ballena blanca para que baile como Shakira. La ventaja es que son fáciles de reconocer: odian las frases que empiezan con “nosotros”, entran en pánico cuando los agregan a los números amigos del celular y si una chica lleva su cepillo de dientes para pasar la noche, no la vuelven a llamar.

Necesito más espacio

Necesito más espacio.

Por lo general, estos comportamientos tienen su origen en algún trauma infantil. No te sorprendas si te cuenta que casi se ahogó cuando tenía 5 años o que la mamá le ataba muy fuerte la bufanda. La consecuencia natural es un miedo irracional a la asfixia y el síntoma más claro es el ataque de pánico en ascensores. Como secuela, esta especie en aumento nunca dejará de necesitar sus tiempos y sus espacios; y ni una larga temporada en la Estación Orbital Internacional podrá cambiar eso.

3. Los monógamos seriales

Fans de los finales felices, apasionados por las comedias con Jennifer Aniston y Katherine Heigl, adictos a hacerle gancho a los amigos y grandes entusiastas de las citas a ciegas: los monógamos seriales siempre están en pareja  y no conocen una forma de unión que no incluya la convivencia, las navidades de a dos y los domingos en casa de los suegros. En su baño siempre se podrán encontrar tampones y cremas anti-frizz porque, aunque la dueña de estos productos no lo frecuente más, ya llegará otra que podrá darles buen uso. Si bien todo esto puede sonar simpático, debés tener mucho cuidado: los monógamos seriales siempre están al acecho de su próxima víctima. Su perfeccionismo los mantiene en una búsqueda incansable de una versión mejorada de su pareja actual, con la que –finalmente– encontrarán el equilibrio que les permita terminar su búsqueda. Predeciblemente, esto nunca sucederá. Muy pronto, tu foto desaparecerá de su portarretratos para dejar lugar a la siguiente presa, y así sucesivamente. Sin escalas.

4. Los hiper-ultra-needy

Llaman cada cinco minutos, se quedan a dormir en tu casa todas las noches, te preguntan qué te pasa cada vez que suspirás, necesitan que respondas a cada “te quiero” con un “yo también” y a cada “te amo” con un “yo más”. Al principio les cuesta lidiar con que te vayas de vacaciones unos días con tus amigas y con que cada tanto quieras pasar un fin de semana sola con tu familia. Pero pronto estos inconvenientes se volverán más serios y les costará aceptar que trabajes nueve horas por día, que no contestes a los llamados si estás en el baño y que no te hagas un tiempo para acompañarlos a cada cita con el dentista, el médico o el psicólogo. La buena noticia es que hacen terapia, la mala es que después de estar con ellos vos también la necesitarás.

5. Los que sueñan con el harén

El sueño de muchos occidentales y orientales por igual.

Este espécimen no solo no tiene miedo al compromiso, sino que se compromete con varias. Esto le genera preocupaciones múltiples en su afán por ocultar a unas de otras. Poco a poco se va volviendo paranoico y comienza a identificar cámaras ocultas en cada bar a los que lleva a sus chicas. Le cuesta recordar con qué celular debe hablar con cada una de ellas y qué mentiras había utilizado la semana anterior. Para poder mantener sus relaciones paralelas durante el mayor tiempo posible, este individuo estudia diferentes carreras en universidades distintas. A su vez, tiene tantos apodos como grupos de amigos y perfiles de red social, en los que NUNCA pondrá una foto de su cara. Por eso, su profesión suele ser la de community manager, su sueño convertirse al islamismo y su serie favorita Big Love.

Quedan advertidas.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

5 excusas para emborracharse sola en casa
Cómo superar el fin de una relación. 5 lecciones tomadas de la ficción
Cómo ser cool estando enamorado
Los cinco estados de las llamadas de tu ex  

¿Cómo podemos ser un poquito más esnobs?

Muchos de nuestros lectores nos han formulado esta pregunta y, como en MDE no nos gusta dejar tirados a lectores en apuros, aquí les contestamos con 5 ideas para poner en práctica antes del próximo lunes.

1. La vigencia de los clásicos

Un certero primer paso hacia el esnobismo es recurrir a los clásicos. Disponerse a leer En busca del tiempo perdido en su totalidad, por ejemplo. Pero nunca en la comodidad del living de tu casa en una tarde de lluvia con una taza de té en la mano. Leer a Proust desde tu iPad acodado en la barra de la Ronda y asegurarte de que todos te vean y te fotografíen es el camino a tomar. Después de todo, de qué sirve el esfuerzo de leer libros complicados si nadie nos ve hacerlo, ¿no?

No importa que haya poca luz, las fotos van a ser más interesantes.

2. A walk on the wild side 

Repensar las vacaciones también será una tarea necesaria. Cabo Polonio ya no es novedad y Punta Cana no da exótico. Lo nuevo por descubrir, lo que todavía no está en las agencias de viaje ni en las fotos de Facebook de tus amigos, son las playas con nombres impronunciables de las costas africanas. Cuando te pregunten si no te da miedo la gran diferencia cultural, los mosquitos con fiebre amarilla o el tamaño de las agujas de todas las inyecciones que te tenés que dar, vos contestá que todo eso es parte de la aventura y que hay que conocer otras realidades, aunque no planees salir del 5 estrellas durante toda tu estadía. 

3. La comida de una abuela que no es la tuya

No hay que olvidarse del esnobismo culinario. Ya sabemos que a esta altura solo comés alimentos orgánicos cultivados a menos de 100 metros a la redonda de tu casa; pero es hora de dar un paso más. Un esnob no se construye renunciando a McDonalds y rechazando todo canapé que le ofrezcan amablemente en una fiesta; lleva mucho más trabajo. Por eso, te sugerimos restringir tu apetito a comida casera preparada exclusivamente por señoras de más de 60 años. Pero no cualquiera, la cocinera tendrá que demostrar su condición de abuela mientras acaricia los alimentos en su acogedora cocina familiar. Luego solo quedará sonreír irónicamente cuando alguien comente que encontró un lugar en el que venden comida como las que preparan las abuelas.

Si no tiene canas, que se tiña

4. Bandas que no existieron nunca y que no van a existir más

Como cuarto paso te proponemos borrar toda la música que tenés en este momento en el iPod y empezar a escuchar únicamente a bandas que se separaron antes de poder grabar su primer álbum y que nunca se presentaron en vivo. Claro que solamente alcanzarás a oír algo parecido a  ensayos de  garage; pero lo único más exclusivo que esto es escuchar al cantante en la ducha. Por supuesto que estos registros serán super difíciles de conseguir (podés twittear bastante acerca de tu búsqueda imposible) y jamás se volverán populares.

5. Merlín Atahualpa

Por último, nunca olvidemos la fantástica oportunidad que nos brinda la llegada de un hijo. Más maleable que un perro y menos quejoso que tu hermano adolescente, tu chiche más nuevo aún no opina ni te manda a cagar. Por eso, es perfecto para calzarle remeras irónicas y disfrazarlo de lo que se te antoje. Sin embargo, tu momento de gloria creativa será la elección de su nombre. Este es un magnífico momento para el padre que quiera marcar la diferencia.

Hijos del esnobismo.

En MDE sugerimos limitarse a aquellos nombres cuya escritura no quede muy clara y haga que la gente siempre tenga que preguntar si es con D o con Th. En lo posible que haga referencia a algún poeta maldito, pero no de los más populares y conocidos. Evitá a Baudelaire que es muy moderno, a Ginsberg que es muy gritón y a Dylan que ya se ha vuelto un cliché. Eso sí, prepará algún poema de memoria para recitar cada vez que alguien te pregunte por qué le hiciste cargar a tu criatura con un nombre tan ridículo.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Cómo ser cool viviendo con tus padres
5 razones para emborracharse sola en casa
5 errores que cometo una y mil veces 

Wilson Capusotto y sus videos

Las cabezas creativas locales no descansan hasta lograr la mejor copia de lo que sucede en el extranjero. Esta vez, el afortunado espejo no ha sido otro que el programa argentino Peter Capusotto y sus videos. Con esta idea en mente, los impulsores de Montevideo Music Group presentaron una lista con las nuevas figuras de su cantera. Estos artistas protagonizarán la cuidada versión local del programa, con la aspiración de trascender la pantalla chica y grabar DVD’s con Tabaré Cardozo.

Suburbano Moraes

Un cantante que se aparta de la ciudad pero odia el campo. Lo suyo es el limbo, lo gris, el boleto metropolitano. En su composición más conocida, “Yo volveré por té”, aborda el problema de vivir en un lugar cerca de la capital, pero sin los víveres que ciertas sensibilidades necesitan para su diario vivir.

Dardo Darnodance

Un artista visceralmente contemporáneo. Con su obra, Dardo consigue llevar la poesía existencialista a la pista de baile moderna. Música para bailar, pero también para pensar. Si bien algunos han tildado sus composiciones de “música disco deprimente”, Dardo responde que lo único que busca es multiplicar las conciencias. Algunos slogans propuestos por la agencia que lo respalda son “la vida es una mierda pero hay que festejarla” y “música para apretarte una mina sin dejar de ser profundo.” Memorable es su pista “He olvidado la noche”, en la que se evoca la triste vida de un adulto que se vio obligado a dejar de bolichear.

Bailar pensando es bailar

Santiago Chala

Un buen día el gaucho médico de la selección se queda sin tabaco y, siguiendo el consejo del Nico Olivera, pega un 25. Desde entonces nada en el campo ha vuelto a ser lo mismo y el folklore, el reggae y el ska entran en comunión. Su obra cumbre, “Del templao”, sugiere subrepticiamente la construcción de un templo budista en las cercanías de la frontera con Brasil.

Eduardo Larbanoise

Un intérprete que toma el folclore para fusionarlo con el shoegaze. Un matrimonio excelente entre el arpegio de tierra adentro y la disonancia magnética onanista que no va a ningún lado. Sonic Youth pero con barba y mate. En “Zumba que zumba” vemos el resultado de una ardua investigación de los sonidos artísticos que se pueden producir mediante el uso inteligente de un enjambre de abejas africanas.

larbanois-carrero

Otros tiempos. Ya sin su ortodoxo compañero, Larbanoise reconstruye el folklore en clave noise

Rubén Plena y Los Mangangás Amarillos

Compromiso social con ritmo. Con la balada romántica a la droga dura, “Al Paco, vil vaho”, se distancia críticamente de la línea abierta por Santiago Chala; mientras que con “Cuando empieza a amanecer” desenfunda esa arma cargada de futuro que es la poesía, y nos pinta la hora en que termina la bailanta y nos volvemos a casa en plena resaca.

Dino Saurio

Cuando el hombre (o el niño) comienza a hacerse las preguntas importantes de la vida, no puede dejar de pensar en el origen. ¿De dónde viene la humanidad? ¿Qué había antes? ¿De dónde sale todo esto? Desde este marco histórico, Dino compone “Mil hongos de pelo largo”, obra que establece una relación evolutiva entre el reino fungi y la dictadura humana. Música arqueológica urbana.

Más listas en no te pases de lista

Posts relacionados:

Cómo superar el fin de una relación
Cómo ser cool sin convertir el agua en vino
Guía de supervivencia para el adolescente

5 mascotas para mantener en el clóset

A diferencia de los hijos, que siempre nacen humanos, al momento de tener una mascota las opciones se multiplican. Sin embargo, más allá de la diversidad de especies, los preferidos son los sospechosos de siempre: perros y gatos, seguidos por un pelotón que incluye conejos, tortugas y plumíferos enjaulados. Los más proclives a querer mascotas son los niños y los ancianos. Pero mientras que estos prefieren un bicho que no moleste demasiado, los niños tienden a desarrollar cariño por los animales más variopintos. Obviamente que ninguna elección es inocente y que en varios casos se esconden traumas y aspectos de nuestra personalidad que es preferible no ventilar y dejar guardados en el clóset, un mueble que no termino de entender si es lo mismo que un ropero o no.

1. Un hámster

La segunda mascota más sádica de esta lista. ¿Qué otra cosa puede decirse de un niño que pasa sus horas contemplando el inconducente giro de la ruedita del hámster? Además, ¿alguien podría explicarme cuál es la diferencia entre un hámster y una rata? Quizás el tamaño. Pero si tenés un hámster con sobrepeso esa diferencia se acaba. La diferencia se reduce, entonces, al color. Las ratas tienden al gris oscuro, ergo, las ratas son malas, feas y sucias. Seres diabólicos que no merecen ser acariciados, sino envenenados. Por el contrario, los hámsters tienden al blanco y, así como los conejos y Snoopy, son tiernos. Entonces, el hecho de preferir unos roedores sobre otros “dice mucho sobre nosotros como sociedad” (Victoria Rodríguez dixit)

2. Una iguana

Quien dice iguana dice camaleón. Quien dice camaleón dice lagartos. Quien dice todas estas cosas dice de sí mismo “mis papás no me dejan hacerme un tatuaje”. Porque además de futuras billeteras, estas son mascotas con clara voluntad de tatuaje. Tener una iguana es como tener un tribal como mascota o alimentar con whiskas a un corazón flechado en el brazo. Por eso, mientras esperamos la liberación total de las costumbres, que permitirá a los purretes del mañana hacerse tatuajes a los 5 o 6 años, a este tipo de niños no les ha quedado más que canalizar su frustración teniendo estas mascotas que no ladran.

El sueño del pibe

3. La araña en un frasco

Esta destrona al hámster como la mascota más sádica y retorcida de la lista. La araña en un frasco es la manifestación más exacerbada de esta condición. Los poseedores de estos animalillos suelen solazarse encontrando bichos para alimentar a sus “amigas” y llegan al clímax mientras observan cómo se entretiene la araña con su presa. Se identifican con la araña que maltrata al insecto, mientras ellos la maltratan a ella. Tener este tipo de mascotas se ha asociado desde siempre con grunge tardíos, góticos incurables o veneradores de la sidra caliente. Pero, por sobre todas las cosas, suele desembocar en personas que abren un video club y que piensan que el género de películas de terror es la manifestación más alta del séptimo arte.

araña en un frasco

Frustrados protagonistas de Scream 9

4. Un unicornio

No siempre hay que ver para creer. Un animal que podés tocar es muy cliché, una opción demasiado segura. Mucho más barato es un animal mitológico ya que no molesta y tenerlo de amigo te puede convenir en caso de que te persiga un Hipogrifo, te ronde Pegaso o si se te escapa el Toro de Creta. Sin embargo, tener como mascota un animal que es resultado de la mezcla de otros animales, puede convertirte en un admirador a destiempo de las Tortugas Ninjas u de otros animales mutantes que habiten alcantarillas.

unicornio en conservas

No a la matanza de Unicornios

5. Tamagotchi

El hecho de que leas la palabra tamagotchi y que no pienses en otra cosa que en una increíble mascota virtual te delata: tu vida fue tocada por el maravilloso mundo de los 90’s. Los tamagotchi eran una especie de llaveros a pila que tenían vida. Por lo tanto, había que alimentarlos, limpiarles la colita y tratar de que no se murieran. Un sustituto muy eficaz del perro porque no duraba tanto y, además, te daba más bola que un gato. Era ideal. Pero dejame decirte que si tuviste o tenés o soñás con esta mascota, lo más probable es que en el futuro te conviertas en japonés.

Más listas en no te pases de lista

Posts relacionados:

5 razones por las que mudarse solo se parece a irse de viaje
5 razones por las que no salgo en la Noche de la Nostalgia
Cómo ser cool sin entender poesía
Las 5 preguntas más odiadas de las entrevistas de trabajo 

5 cosas para hacer antes de que llegue el 2012 y se acabe el mundo

Estamos a días del 2012, el fin del mundo se acerca y es hora de cambiar algunos de nuestros hábitos de cara al final. Después de todo, uno se pasó cuidándose de la muerte, no fumando, yendo al gimnasio, tomando vitaminas y no manejando borracho, solo para sufrir la misma suerte que los desbundados. Llegó la hora de cambiar las ensaladas por la comida chatarra, los jugos multifruta con fibra y todas las vitaminas y minerales por whisky y cerveza, y la ida al gimnasio y el sueño reparador por fiesta, drogas y sexo desenfrenado.

Ya lo dijeron los Mayas, que sabían muchas más cosas que nosotros.

Pero hay otras 5 cosas, tan o más importantes, que pueden y deben realizarse antes de que llegue el tan anunciado final.

1. A esta altura ya no tiene sentido seguir levantándose temprano todos los días para ir a tu cubículo a mirar fijo una pantalla. Renunciar al trabajo y gastarse todos los ahorros en un viaje a una playa exótica será entonces la primer medida a tomar. Claro que si lo pensamos un rato, nos damos cuenta de que en las playas exóticas hay mayor riesgo de morirse en un tsunami, entonces capaz que mejor irse a Kiyú. De cualquier manera, la consigna es huir. (MDE recomienda: antes de emprender la retirada, asegúrate de cobrarle a tu jefe el aguinaldo, el salario vacacional y todas las horas extras adeudadas. Después no habrá tiempo para reclamos).

Según las profecías mayas, así se iniciaría el tsunami que destruiría la Tierra en 2012.

2. El segundo paso será tener un pibe. Es de público conocimiento que la gente no quiere tener hijos hasta que caen en la cuenta del paso del tiempo y que si la siguen demorando no lo van a poder hacer. Entonces comienza la demencia entre clínicas de fertilidad y calendarios de ovulación. Dado que el fin se aproxima, la fiebre del baby boom ya se encuentra en su apogeo. Pero precisamente por esta falta de tiempo, será muy complicado concebir, esperar nueve meses y parir al crío. El tic-tac no se detiene. La adopción se vuelve la única solución posible. Lástima que los tramites de adopción han sido diseñados por el hijo no reconocido de Franz Kafka, de manera tal que nadie podrá completar el proceso en menos de veinte años (en vistas de esto, los nueve meses no suenan tan mal).

Pero, en MDE no planteamos problemas sin soluciones. Desesperado padre frustrado, la respuesta que usted está necesitando es el secuestro. Nada más fácil que rondar los peloteros de Mc Donalds para encontrar un infante a quien poderle enseñar cosas que nunca tendrá tiempo para poner en práctica.

3. Estudiar pila. El fin del mundo se presta para poder hacer aquellas cosas que nunca hiciste y aprender todo lo que alguna vez pensaste que te gustaría saber. ¿Te acordás de cuando no estudiaste para aquel examen o cuando le copiaste la respuesta al de al lado? Bueno, es hora de que te pongas al día. Nada mejor que el fin del mundo te atrape en la Biblioteca Nacional, en donde no distinguirás el fin del mundo del estado precedente.

4. Tirarte del techo con un paraguas para ver si volás o si es solo en los dibujitos animados que pasa. Es tu momento. No lo postergues más. Dale, animate, da el salto. El futuro es de los que se animan a más. Gracias Pepsi.

Ahora vamos de nuevo pero sin los hilos. ¿Ta?

5. Atrasar todos los relojes 100 años. De esa manera, capaz que el fin del mundo se posterga por tiempo indefinido y podés volver a tu vida normal, sin el estrés de “tener que hacer cosas re importantes y cinematográficas porque se viene el acabose”. Atrasás el reloj y listo, ya está, podés volver a la oficina a mirar fijo a la pantalla, al gimnasio a hacer 150 abdominales y a la tienda de comida macrobiotica a comprarte alpiste para el desayuno, sin la locura de pensar qué hacer cuando se termine todo.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Blog de WordPress.com.