La sociedad de las frases hechas

Estudiantes de filología acaban de encontrar una cita oculta en un manuscrito de Aristóteles, en el que el filósofo daría a entender que el sentido de la vida no está en los tableros de frases inspiracionales de Pinterest. No es necesario aclarar que este reciente descubrimiento generó más controversia y discusiones que los manuscritos del mar Muerto y que el más reciente Código da Vinci, todavía considerado por miles de personas como la prueba más contundente de que somos todos unos pelotudos. Sin embargo, no logró disuadir a fanáticos posteadores ni a diseñadores gráficos aburridos, que siguen perpetuando este atentado al sentido común a través de las redes sociales.

Si lo dijo Alberto, habrá que darle bola.

En tiempos en los que googlear antes de twittear se ha convertido en el nuevo pensar antes de hablar, la tarea de compartir frases con mensajes dignos de una agenda de Paulo Cohelo ha sustituido a hobbies más tradicionales, como leer libros de autoayuda o mirar programas de cable con la palabra makeover en su nombre. Pero, con el fin de no parecerse al escritor que les encanta odiar, los pineadores más snobs han encontrado una forma infalible de diferenciarse: limitarse a compartir solo frases en inglés. De esta manera, creen que logran evitar sonar como una canción de Emanuel Ortega y disminuyen el nivel de cursilería, a la vez que aumentan el carácter cool de esta alienante actividad.

Consecuencias generadas por este nuevo pasatiempo

  • Por un lado se encuentran los pineadores pasivos que comparten 263 frases por día con mensajes como “you create your own opportunities”, cuando la única oportunidad que estarían creando es la de ser repineados; o “wake up and be awesome” mientras están todavía acostados a las 2 de la tarde y siguen siendo los mismos de siempre. Hasta el momento, las frases inspiracionales solo vienen inspirando a estos estereotipos de personas a buscar más frases inspiracionales. Y cuánto más dispuestos se muestren a vivir al máximo de su potencial, a convertirse en la mejor versión de sí mismos y a enfrentarse a nuevos retos según su cuenta de Pinterest, más horas pasarán adelante de una computadora en pijama y con restos de papas fritas sobre su ropa.

    Aventujuegos.

  • Un efecto más peligroso tienen, sin embargo, en personas que se dejan motivar por citas de dudosa procedencia y que deciden ponerlas en práctica de manera literal. Existen seres altamente influenciables que no dudan demasiado antes de renunciar a sus trabajos para seguir sus sueños y embarcarse en aventuras. Claro que por lo general estas aventuras se limitan a invertir todo su tiempo y dinero en negocios destinados al fracaso, hacerse llamar emprendedores y vivir con sus padres hasta los 40. Pero el naufragio no les preocupa ya que siempre hay una frase amiga para calmar sus ansiedades: “When you leap, when you follow your heart and when you embrace fear, the world catches you in magical ways”. Esta frase explica la predisposición por parte de tantos fans de Tumblr a tirarse sin paracaídaspara darse derechito contra un piso de hormigón. 

    Vos tirate que hay agüita.

  • Por último, podemos culpar a las frases inspiracionales de Pinterest por la creciente confusión que aqueja a la juventud actual, un desasosiego difícil de calmar producto de la contradicción que frases como “viví cada día como si fuera el último” y “viví como si fueras a vivir para siempre” les plantean. ¿Cómo juzgar cuál es la que debemos seguir? ¿Estará la respuesta en su tipografía? ¿Lo descifraremos por la belleza y el carácter vintage de la foto que les sirve de fondo? ¿Cuál habrá dicho Marilyn? ¡Cómo saberlo!

    Pero recién me dijiste que mi destino dependía solo de mí…

El único consuelo para este agobio es recordar que todas las modas pasan y que este tipo de manifestación que sustituyó a los tatuajes new age de los 90 será pronto reemplazada por mensajes escritos en el papel higiénico de los baños públicos o por intervenciones dentro de páginas de libros usados a la venta en Tristán Narvaja. Mientras tanto, habrá que convivir con el hecho de que una linda tipografía y una foto de instagram de fondo pueda venderle al público masivo citas de Mein Kampf.

Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

Cómo ser cool viviendo con tus padres
Cómo ser cool sin convertir el agua en vino
5 errores que cometo una y mil veces 

Anuncios

El síndrome del One Hit Wonder de la Vida

Tantas biografías en la vuelta y tantas historias de vida en la tele, hacen que las personas se refieran a su propia existencia con recursos del espectáculo. En lugar de entrevistas laborales, se preparan para un casting, aunque se trate del más común de los trabajos. Incluso, muchas personas “normales” se entregan deliberadamente a una adicción a las drogas o a un período de zoofilia, solo porque sueñan con tener un programa-homenaje en el que puedan hablar de un “período oscuro”, del que salieron gracias a un viaje a la India o, en su defecto, a la Estancia La Aurora.

Por todo esto, no hay que extrañarse cuando nos encontramos one hit wonders (aquellos artistas que tuvieron un único hit en su trayectoria) en la vida cotidiana, es decir, personas que más allá del paso de los años siguen aferrándose a algún momento de éxito del pasado –generalmente muy relativo-.

Caso paradigmático en la farándula

Antes de acercarnos al One Hit Wonder de la Vida, debemos conocer su inspiración. Los ejemplos abundan, pero nuestro laboratorio de cientistas sociales prefirió no basarse en casos clásicos del norte, como Lou Bega, Los del Río, o Al Gore y centrar sus ojos en un caso del cono sur más que emblemático: Alcides.

¿Quién es Alcides?

La llamada música tropical está plagada de one hit wonders. El caso de Alcides es paradigmático, y no solo porque demuestra que se puede pelearla teniendo un nombre tan poco eufónico.

Alcides ha sido un cumbiero de profesión que clavó un hit (“Violeta”). No solo eso, también metió otro más (“Sopa de Caracol”), lo que para los fanáticos de la taxinomía lo convierte en un two-hit wonder. Pero el two-hit wonder no es más que un one hit wonder con bonus track.

Lo llamativo de Alcides es que, desde entonces ha vivido a caballo de su único hit por más de dos décadas, haciendo todo lo posible por conservar el mismo estilo, porte y figura de aquel entonces, tal como si el tiempo no hubiera pasado.

El One Hit Wonder de la Vida es un “Alcides Cotidiano”

Definición del One Hit Wonder de la Vida

Así como Alcides, el One hit wonder de la Vida es aquella persona que en algún momento de su existencia, por mérito propio o por una conjunción conveniente de los astros, alcanzó alguna forma de éxito y que, desde entonces no ha tenido otro momento igual de destacable. Esto en sí mismo no sería un problema, si no fuera porque ya han pasado 5, 10, 20, o más de 30 años desde aquel día, y todos menos él parecen notarlo.

¿Dónde vive el One Hit Wonder de la Vida?

Aunque te lo cruces en la panadería, el One Hit Wonder no está contigo, ya que suele vivir en un mundo paralelo, un mundo sin tiempo, detenido en el momento en el que fue un éxito. Por eso, su mayor enemigo es el tiempo del reloj.

¿Cómo detectar un one hit wonder en la vía pública?

Por lo general, entre los 3 y 10 minutos luego de entablar diálogo por primera vez, el One Hit Wonder de la Vida anunciará su greatest (and only) hit. Ejemplos:

  • “En el 97 tuve una mención en un concurso de narrativa joven”
  • “Yo era muy popular en el fotolog ¿En serio no te acordás de mi? Tenía pila de firmas”
  • “Cuando estaba en el liceo hice de dios en la obra de fin de año. Como era dios, mi voz aparecía en off. Pero fui el protagonista más todopoderoso. Todo el mundo me recuerda. ¿Seguro que no te acordás de mi?”

Típica autofoto de la era dorada del Fotolog

Prueba definitiva

Pero esas afirmaciones pueden ser casuales. Para confirmar que estamos delante de un One Hit Wonder de la Vida hecho y derecho, el enfermo volverá sobre ese tema unas dos o tres veces más a lo largo de la conversación, sin que esta lo requiera.

  • Por ejemplo, en una manida conversación sobre lo cambiante del tiempo y lo poco que aciertan los meteorólogos, el one hit wonder dirá: “Eso que decís me hace acordar a cuando me dieron la mención en un concurso de narrativa joven. Ese día salí muy desabrigado de casa, pero al momento de la ceremonia en la que me dieron la mención, estaba lloviendo a cántaros”
  • En un diálogo sobre una fiesta que se viene: “Si hay algo de lo que sé es de fiestas. En el 2005 organicé la primera fiesta de disfraces del fotolog. Fue un viaje”
  • O en una conversación sobre el aumento del boleto: “Claro, el aumento del boleto afecta en gran medida a los actores de teatro que tenemos que ir y venir de ensayo en ensayo y tomar 40 combinaciones. Cuando hice de Dios en mi obra, no tuve que moverme de casa, porque mi voz estaba grabada, pero me hubiese afectado de todas formas”

Por todo esto, es importante prender el detector de one hit wonders de la vida, para prevenir y prevenirse, pues nunca se sabe cuando podés convertirte en uno y comenzar a exudar tristeza y lástima por todos lados.

Tratamiento

Si conocés a alguien así, existen dos tratamientos avalados:

  1. Seguirle la corriente y dejarlo vivir en su pasado feliz, porque seguramente esté mejor así.
  2. Regalarle un almanaque y un reloj. Como terapia inicial se recomienda que el reloj sea de arena, para que el choque no sea demasiado fuerte.

Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

La sociedad de los hombres parados
Diccionario: Ya fue
Cómo ser cool con una remera de la 10 k

El síndrome de tener hijos. Un drama de por vida

Los hijos son la principal enfermedad de transmisión sexual. Aún con tasas de natalidad en descenso, los números siguen siendo apabullantes. Sin embargo, el problema que estudiaremos a continuación no está en los hijos, sino en sus responsables. De los mismos creadores de “Vida en pareja 4” y de “Mi amor esta noche cenamos arroz con sardinas”, no se pierdan “Hijos, un drama de por vida”.

Contagio

El contagio puede llegar de diferentes maneras. Puede ser un contagio planificado o espontáneo, puede ocurrir tanto a los 15 como a los 60. Pero, más allá de esta “lotería”, hay factores que promueven el avance de la enfermedad con más incidencia que otros. Uno de los más renombrados es el caso del “grupo de amigos”. Estadísticamente, si en cualquier grupo de amigos un miembro “se embaraza”, el 80% del resto de los amigos habrá “encargado” en cuestión de meses y el que no, estará puteando acerca de lo difícil que es adoptar en nuestro país.

Cómo darte cuenta de si tenés un hijo

Si aún no sabés si tenés un hijo o si sospechás que alguien cercano puede tener uno, no te preocupes, que MDE en conjunto con el Ministerio de Salud Pública lanzó la CDTP o Campaña por la detección a tiempo de la paternidad. Es que no es infrecuente levantarse y preguntarse ¿Qué hora es?, ¿Estará lloviendo afuera?, ¿Tendré hijos? Para casos como este, nuestros científicos han desarrollado el siguiente test. Su ventaja, su brevedad.

Test del hijo de MDE:

Primer paso: Ir a tu red social predilecta
Segundo paso: Fijarte en tu foto de perfil

Resultados:

A: Si es una foto tuya o si es la foto de cualquier otra cosa que no seas vos, -salvo un niño- entonces: felicitaciones, aún no tienes un hijo o, por lo menos, no has hecho los trámites de reconocimiento.
B: Si, por el contrario, en tu foto de perfil aparece un niño, bebé o placa de ecografía, entonces, bueno, alguien te lo tenía que decir: eres el poseedor de un hijo. Hay casos en los que ya ni siquiera aparece el progenitor con su hijo, sino directamente el hijo, en clara usurpación de identidad. Pero eso será tratado en otro artículo.
C: Si aparece una bandera de un equipo o un póster con estética Windows 95 con las combinaciones “hijos nuestros” o “sos el hijo de papá”, estaría buenísimo que consideraras la esterilización en este preciso momento.

Anatomía y psicología del padre

Describir a un hijo es muy fácil, pues todos somos uno. Sin embargo, no todos somos padres. Por eso, lo más sensato sería consultar qué piensa un padre acerca de ser padre. Pero eso es imposible o, siendo más exactos, inconducente. ¿Por qué no escuchar qué piensa un padre de su hijo?

Respuestas

A. Porque no (Esa es una respuesta de padre que los padres no pueden escuchar. Pero no nos lleva a ningún lado, así que pasemos a la siguiente)
B. Porque miente

Retroalimentación contínua

Principal trastorno de la paternidad

Los padres (y cuando decimos padres incluimos a las madres, no por ser presas de un machismo infatigable, sino porque antes de poner una arroba como marca de género neutro, o de inventar algo como “pmadres”, nos dejaríamos vejar por un mapache adicto al viagra) son personas bajo una fortísima presión que les impide dar una visión franca sobre sus hijos.

La mayor parte de los bebés que salen expulsados de la madre no suelen parecerse a un bello, puro y resplandeciente ser. Sin embargo, los padres deberán jurar que es la cosa más hermosa que han visto. Eso será tan solo el comienzo y, dentro de todo, un comienzo bastante agradable, pues el pequeño aún no ha aprendido a hablar. Luego, cuando el niño comience a adquirir cierta autonomía de movimiento y palabra, estaremos frente a una indomable criatura, que alcanzará su mayor expresión durante la adolescencia.

El impulso natural de un padre de adolescentes es el opuesto al que las revistas para padres recomiendan. Pero, una y otra vez, los padres reprimen sus sentimientos naturales y atribuyen cada desmán de su crío a una “etapa muy importante en su crecimiento”. Esa mordaza mental solo puede traer complicaciones. Por lo general, los padres sobrellevan la tenencia de un hijo con pequeñas válvulas de escape. De no hacerlo, es posible que la persona explote un día, que se rebele ante su propia criatura, y todos lo condenemos socialmente.

Por todo esto es que los padres se ponen de acuerdo y se mienten a sí mismos y entre sí, autoconvenciéndose de lo gratificante que es tener un niño, pues no hay otro camino para soportar esa carga de por vida. Pero la negación no es el camino. Por eso si sospechás que sos padre, o si  te parece que alguien cercano puede serlo, considerá el test de MDE como una puerta a una vida más honesta.

Tratamiento

Previo: anticonceptivos en general, abstinencia sexual, trabajar de animador de fiestas infantiles.
Posterior: rezar porque todo sea tan solo un sueño. Si no lo es, mirá a tu hijo como por primera vez. Si es un boludo, decíselo, puede llegar a ser el comienzo de una hermosa amistad.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

Cómo ser cool cuando tu hijo toma decisiones poco cool
Diccionario: Mala gente
La sociedad de las adicciones ocultas

La sociedad de los alcahuetes

En la era del emprendedurismo todos tenemos grandes ideas que nadie antes ha pensado para negocios millonarios. Algunas de estas ideas son menos ridículas, otras son el chori schneck. En la segunda categoría se encuentran varias genialidades ideadas por MDE para “poner un negocio” y ver si salimos del pozo. Expandiendo la asistencia que ya ofrecemos desde este blog, les presentamos el primero de una serie de innovadores servicios que comenzaremos a ofrecer  a la brevedad.

Alcahuetes sociedad anónima 

En la búsqueda de un nicho de mercado nos encontramos con un rubro siempre en demanda: el de los alcahuetes. Todos los necesitamos. Ya sea para decirnos que la corbata que elegimos por la mañana nos queda bien, traernos el café con dos de sucaril o atarnos los cordones de los zapatos sin que nosotros debamos agacharnos; los alcahuetes son necesarios en todos los ámbitos de la vida. Es por esta razón que, bajo el lema “para cada necesidad existe un alcahuete”, Alcahuetes S.A. brinda un amplio menú de alcahuetería que le ofrece un chupamedias para cada situación.

Empleado del mes de Alcahuetes S.A.

El alcahuete ejecutivo

Si en su lugar de trabajo nadie ha tomado sobre sus espaldas el importante rol de perro faldero, MDE soluciona su problema con un alcahuete ejecutivo. El alcahuete ejecutivo estará siempre dispuesto a rebajarse ante su jefe, hablar mal de él con sus compañeros de trabajo y recordar el cumpleaños de todos sus colegas, así como también sus aniversarios de casados y el día de comienzo de clases de sus hijos. Llevará el fanatismo por la empresa a niveles vergonzosos, portando el logo de la misma en su indumentaria y siendo el principal impulsor de los retiros espirituales colectivos para fortalecer al equipo. Este servicio tendrá efectos inmediatos en su compañía. Mejorará el sentimiento de camadería dentro de la oficina, dándole a todos un enemigo en común a quien criticar en murmuradas conversaciones al lado del bidón de agua; además de proveer a alguien que siempre estará listo para sacar las fotocopias, ir a comprar la coca cola al mediodía y organizar el amigo invisible a fin de año.

El alcahuete del tiempo libre

En caso de que sus necesidades de alcahuetería se extiendan más allá del horario laboral, el alcahuete del tiempo libre lo acompañará en sus ratos de ocio, encargándose de las tareas fundamentales para que usted pueda divertirse sin interrupciones. Será de gran utilidad, por ejemplo, en el estadio, donde comenzará tanto los cánticos como la ola, organizará el armado de la bandera y se hará cargo de la compra de entradas. Contratando este servicio podrá también desentenderse de engorrosas tareas como la organización de su cumpleaños y contar con una fiesta sorpresa con sus amigos de la infancia, familia y allegados, torta y velitas. El alcahuete del tiempo libre es altamente eficiente en la realización de colectas para la previa, el lavado de platos luego de una cena multitudinaria en su domicilio y siempre estará dispuesto a invitar con tragos y shots.

El alcahuete confidente

Si hay algo que los blogs, las redes sociales y los graffitis no hacen más que demostrar, es que la gente necesita contar lo que piensa, lo que hace, lo que cree y lo que pronostica. Es por esta razón que el alcahuete confidente cumple un rol social fundamental con su servicio auditivo. Además de mostrarse genuinamente interesado en sus problemas de pareja, rivalidades con compañeros de trabajo, dudas acerca de si comprar o no ese par de zapatos y el sueño que usted tuvo anoche; se reirá de sus chistes, pedirá que le explique sobre política y necesitará saber más acerca de su inigualable técnica para preparar el asado perfectoLo mejor de todo es que usted puede confiar en que no tendrá intenciones escondidas como la de seducirlo y abandonarlo o pedirle dinero luego de una hora de charla como un psicólogo; usted ya le estará pagando y mucho más barato.

Contamos con alcahuetes para su mascota. No deje de consultar por nuestros servicios.

Otros servicios

El amplio staff de Alcahuetes S.A. incluye servicios de alcahuetes tales como secretarias ejecutivas, periodistas, ejecutivos de cuentas, mejores amigas y paseadores de perros. No deje de consultar por nuestros servicios.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

El síndrome Amélie. No solo en cines

La enfermedad es un mal necesario. De no ser por ella nadie moriría y la superpoblación mundial sería abrumadora. Así que la muerte, además de beneficiar a casas fúnebres, editoriales y sellos discográficos, también contribuye a la salud del planeta. Sin embargo, mientras estamos vivos no pensamos tanto en el planeta y hacemos todo lo posible por no enfermarnos, no solo para evitar la muerte; también para pasarla de la mejor manera durante nuestra residencia en la tierra. Pero convengamos que no todas las enfermedades son iguales. Algunas hasta parecen inofensivas, e incluso pasan por virtudes cuando son promocionadas en el cine, y por eso es necesario hablar sobre ellas. Hablemos, ahora, del Síndrome Amélie.

Contagio

Los mismos científicos que semana por medio anunciaban que exponer a los niños a sonatas de Mozart, la trompeta de Satchmo, o la voz de Pepe Guerra dispara capacidades hasta ese entonces latentes, ahora están creciendo y enfocan sus estudios en la adolescencia. En recientes estudios han dado con lo que llaman la variable Amélie. Su contagio ocurre durante ese momento bisagra en la educación sentimental de cualquier adolescente: el día en que El Fabuloso Destino de Amélie Poulain se cruza en su vida, momento que nunca pasa desapercibido y que, por el contrario, produce efectos devastadores en el cuerpo y alma de la víctima.

Síntomas en la infancia

Antecedentes y caracterización de Amélie

Quizás muchos piensen que Amélie, junto a Medianoche en París, Antes del Atardecer, o Paris je t’aime, no sea  más que otro reclame de la oficina de turismo francesa. Pero no, también es una película de 2001 del francés Jean-Pierre Jeunet. En la película, Amélie es una chica espontánea, dulcemente* rara, con una forma particular de hacer cada una de las cosas que el resto de los humanos hace sin siquiera pensarlo. Amélie tiene el mismo encanto devastador en hombres y mujeres que Annie Hall o la Maga de Cortázar tuvieron en generaciones precedentes, o el mismo daño que está causando Zooey Deschanel por estos días. En definitiva, es la Manic Pixie Dream Girl por excelencia.

Principales trastornos

Tras el efecto Amelié existe un 68% de posibilidades de que la desprevenida (o desprevenido, ya que hoy estamos rodeados de Manic Pixie Dream Boys) comience a alterar su forma de estornudar, de ponerse las medias, de pedir la cuenta, de saltar charcos, de festejar su cumpleaños, de enamorarse, de traducir un poema de Hölderlin al Arameo, de coleccionar saquitos de té para abrigar tazas de cartón, de tener hipo, de tararear una canción con la que soñaba su abuela, de escribir etcétera. La víctima suele juntar todas esas singularidades y armar lo que los psicólogos llaman personalidad. Una vez que se embarque en ese buque, emprenderá un viaje sin retorno en la búsqueda deliberada de la diferenciación en los aspectos más mínimos.

Todo se transforma

Efectos sobre terceros

Así como el humo del tabaco afecta tanto al fumador como a quienes lo rodean, el síndrome Amélie también deja su marca en los desventurados que se le acerquen a la víctima. Es que el principal problema de las personas infectadas es su propensión a querer “amelizar” las vidas de los demás. Su manera de acercarse a las personas es, más o menos, así: Hola vengo a cambiarte la vida. Algo que, a diferencia de lo que la Amélie Replicante suele pensar, no es deseado por el común de la gente.

Tratamiento

Paciencia, tiempo, y Aspirina Cliché cada 12 horas.

*empalagosamente

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

5 razones para adoptar un enano de jardín
5 ventajas de la abstinencia sexual
Nadie odia al Marmota Chico: 5 lecciones que nos dejó 25 watts*

La sociedad de los hombres parados

Es sábado a la noche y te estás preguntando qué hacés mirando a un hombre que, parado al lado de una silla, micrófono en mano, cuenta historias poco felices sobre su falta de sexo, su complejo de Edipo y de cómo su hamster le pega. Estás viendo un show de stand up, una forma de entretenimiento muy de nuevo uruguayo que, como no podía ser de otra manera, nos llegó con un par de décadas de atraso.

Si no miraste Seinfeld en los noventa, si sos de los que cree que la chica Sabrina es el máximo exponente de la agudeza e ingenio actuales, o si hace demasiado que no salís de adentro del tupper, te vamos a contar por qué está tan de moda pararse frente a mucha gente y humillarse a cambio de algunas sonrisas.

El cavernícola moderno

En la época de las cavernas las hembras iban detrás de los machos alfa. Estos eran musculosos, ágiles, fuertes, buenos cazadores. Una cruza entre Tarzán y Ricardo Fort que hoy en día mediría alto en el gaydar. En la era del entretenimiento las prioridades pasan por otro lado. Ninguna mujer se sentirá cautivada ante la ofrenda de un jabalí para cocinar, pero si será seducida por una frase lo suficientemente graciosa como para hacerle despegar la vista del smart phone. El macho alfa proveedor del siglo XXI tiene que divertir más que un Xbox 360. Esa es su misión.

Un modelo anticuado.

En los vestuarios de hombres ya nadie se pelea por quién la tiene más grande. Tenerla más grande, en la actualidad, es sinónimo de meter un remate certero en el momento justo; en tanto, el equivalente al gimnasio es pasarse la tarde entera mirando a Louie en Youtube. De esta manera, el ritual de seducción dejó de ser una instancia para vanagloriarse y se convirtió en una ocasión de vilipendio autoinfligido; una especie de terapia pero mucho mejor, porque exorcizás problemas y encima cogés, cosa que con el psicólogo imposible.

El nuevo Coliseo

En la época de los romanos los espectáculos más concurridos eran aquellos en que los hombres peleaban a muerte contra animales feroces que también luchaban por sobrevivir. Hoy esto es imposible, ya que está prohibido por todo el tema ese de los derechos de los animales. Así que nos quedó el hombre solo, ahí, en medio del escenario, luchando contra sí mismo. El espectáculo romano de la actualidad es el de ir a ver a un hombre sudando, pasándola mal, sufriendo, tratando de hacer reír de manera desesperada como si de ello dependiera su supervivencia.

¡Tortura! Ni arte ni cultura.

Y como para toda causa existe una ONG, también los comediantes tienen sus defensores. Grupos de jóvenes hippillas que se desnudan los jueves frente a Mess Bar pidiendo que no se hagan más espectáculos de stand up, mientras portan carteles con fotos de standaperos y leyendas tales como “para que vos te rías él pasó una semana sin ponerla, no es gracioso”.

Un problema social

Más allá de los derechos de estos comediantes, uno de los temas que más preocupa a los ciudadanos en la actualidad es la abundancia de standaperos amateurs. Esta epidemia que está destruyendo las mentes de nuestros jóvenes con mayor ferocidad que la pasta base, se está expandiendo con una velocidad alarmante. Están en todos lados. Estamos rodeados de graciosos. Es como tener al compañerito del fondo de la clase sentado al lado todo el tiempo. Desde el guarda de Cutcsa, a la recepcionista de la oficina y los enfermeros de La Española; no estamos a salvo en ningún lado. ¡Y Bonomi que no hace nada!

Las cosas se van de las manos cuando el amor por el stand up hace que algunos se olviden de que trabajan en una funeraria o los lleva a ensayar su rutina contigo, mientras te están haciendo una diálisis. En ese momento podemos concluir que, entre los ángeles de la muerte y los ángeles del humor, preferimos a los primeros. Así que, para finalizar, pedimos a la población de manera encarecida que ayude a los comediantes de stand up wannabe a volver a Facebook y a Twitter, a donde pertenecen. Ayudémoslos a dejar las calles para que poco a poco podamos convertir a nuestra ciudad en un lugar más seguro para nuestros hijos.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

La sociedad del ombligo creativo
Cómo mantenerse cool cuando tu hijo toma decisiones poco cool
Nadie odia al Marmota Chico: 5 lecciones que nos dejó 25 watts*

La sociedad de los dichos erróneos

Del dicho al hecho hay un largo trecho, pero suele haber un trecho más largo entre el dicho y el sentido común. Estos son tan solo tres ejemplos.

A caballo regalado no se le miran los dientes

Esta frase por demás conformista y prima hermana de “de arriba un rayo”, es completamente errónea. Para empezar, entre que me caiga un rayo y que no me caiga un rayo prefiero lo segundo. Y así como si me regalás una remera manchada, la lavo, si me caés con un caballo envuelto en papel de regalo y me encuentro con que sus dientes tienen caries, lo mínimo que haré será llevarlo al dentista veterinario; y ta, no te ofendas, pero es así la cosa.

A caballo regalado no se le miran los dientes

Lo que importa no es la intención, lo que importa es que el caballo tenga una linda sonrisa

Es que debajo de ese dicho se encuentra la impunidad de un tipo de personas que debe ser extirpado de la sociedad o, al menos, educado. Estas personas suelen ser padres, madres, tías, e incluso (que nunca te pase) tu pareja. Son personas que no han desarrollado el fino arte de saber regalar; personas que no entienden la diferencia entre un S y un M, personas que creen que todos se arregla con el “si no te gusta lo cambiás”, personas que se creen siempre justificadas porque “lo q importa es la intención”. ¡De buenas intenciones está pavimentado el camino al infierno, señores! Así que me hacen el favor y le meten un poco de pienso a la hora de elegir un regalo. Lo que importa no es la intención, lo que importa es que el caballo tenga una linda sonrisa.

En MDE opinamos que habría que desterrar este dicho y sustituirlo por uno más conveniente. Por ejemplo, “a elefante regalado se le mira el marfil”.

Lo que no te mata te hace más fuerte

A menos que lo que no te mate sea el gimnasio, este dicho no funciona con el resto de las cosas. Lo que no te mata puede volverte loco, dejarte unos días en cama, bajarte los niveles de hierro en sangre o llevarte al suicidio; pero nunca generarte masa muscular.

De todas formas, mucha gente confía en este dicho y por eso suele ocupar sus ratos de ocio con actividades que no atentan contra su vida, pero casi. Y así estamos, rodeados de asados en los que tenemos que escuchar sobre aventuras escalando el Kilimanjaro y mirando fotos en las que nuestros amigos sobreviven en la selva de quién-sabe-qué-país comiendo los frutos que recolectan en el camino. Pero a todo eso se le suma el desprecio total ante las actividades que no impliquen riesgo vital alguno. Y ahí, a replantearse todo. Porque no puede ser que mientras otros hacen bungee jumping, uno se mire una temporada entera de Game of Thrones sin pausar ni para ir al baño. Hay que agregarle riesgo.

fortalecerse

Ahora como que me siento mucho más fuerte, ¿sacás?

Así que si vos también sentís la necesidad de fortalecerte ante los ojos del resto de la sociedad pero sin sacrificar demasiado tiempo ni alejarte mucho del teclado y el monitor, probá comiendo sushi vencido, o con la vieja y querida receta de vino con sandía y seguí twitteando y leyendo blogs, con la tranquilidad que brinda saber que ya sos un poquito más fuerte y que es muy probable que mañana te levantes con diarrea.

Ojos que no ven, corazón que no siente

Así como el día del abuelo se inventó para que los publicitarios pudieran hacer tiernos avisos llenos de viejos y justificar su sueldo en el mes de junio; este dicho fue resucitado por vendedores de ópticas con saldos de los 80. He aquí el origen secreto de la nueva moda por los lentes oversized. Es que tanto los poetas, como los pintores y directores de cine le temen al déficit sensorial de la misma manera que otros les tememos a las arañas: de forma irracional. Y si no ver es no sentir o si hace falta ver para creer, como prefieren repetir otros, entonces lo mejor es sufrir de una miopía selectiva: no mirar las noticias pero tener buen aumento para leer la Vogue.

En el fondo todos sabemos que el Ratón Perez existe aunque no lo veamos y que Natalia Oreiro no existe aunque la tengamos frente a nuestra casa en uno de esos carteles de cuatro metros de alto. Además, si este dicho fuera cierto, Andrea Boccelli sería un farsante y todo el sistema de credos de la década de los 90 caería. Eso es inconcebible.

Hombre precavido vale por dos

Mucho peor que este engañoso dicho es el horriblemente sádico: No hay peor ciego que el que no quiere ver¿No tiene suficiente el ciego, acaso, con no poder ver? ¿Es necesario achacarle que no quiera ver? 

Igual, más allá de dichos y entredichos, los verdaderos piratas de los siete mares usan parche; porque ellos también tienen sentimientos, qué también, pero se los saben proteger.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

5 dictaduras destinadas al fracaso
Guía de supervivencia para el adolescente
La sociedad del ombligo creativo

La sociedad de las adicciones ocultas

Señoras que comentan “qué horrible” mientras leen una revista en la peluquería. Señoras que aprenden sobre adicciones nuevas todo el tiempo. Señoras que agregan Tanorexia, Taturexia, Blondarexia a su vocabulario. Señoras que explican que una es adicción al bronceado, otra adicción a los tatuajes y la última adicción a los cabellos rubios. Señoras que ignoran que las  adicciones no siempre están en las revistas ni en las novelas ni en el vecino de enfrente. Señoras que no saben que conviven con un adicto más peligroso de lo que piensan.

Adicción a quemar hojas de otoño

Para caer en este flagelo se debe estar jubilado laboralmente, o jubilado de la vida. Este mal tiene la particularidad de manifestarse solo en otoño, por lo que científicos de la Universidad de Miami lo llaman “adicción estacional”. Mientras los niños cantan en la escuela sobre las hojitas del otoño que caen de los árboles; los abuelitos se encargan de amontonarlas contra el cordón de la vereda y sacrificarlas en una fogata mínima.

hombre quemando hojas

Sueño de un cineasta en otoño

¿Qué persiguen? ¿Qué buscan? ¿Qué satisfacción encuentran? Como los viejos no están de moda y nadie se ocupa de ellos, no contamos con respuestas a esas interrogantes. Lo único que sabemos es que cuando las hojitas se acaban, los directores de cine costumbristas les arriman más, para mantener bien viva la llama de su fogón y poder obtener fondos en festivales internacionales con películas grises o, mejor, marrones.

Adicción al alcohol en gel

Quizás haya un antes y un después de la invención del papel higiénico o de las pastillas anticonceptivas, pero es difícil de creer que este líquido mágico sea un mojón en la historia de la humanidad. Sin embargo, en poco tiempo se volvió común encontrarlo en la cartera de la dama y en la riñonera del hippie, que lo emplea como sustituto para el jabón.

El único gel más peligroso que el alcohol en gel

La fiebre por este producto se dispara con cada epidemia. El adicto siempre será el primero en la cola de vacunación y el responsable del desabastecimiento de alcohol en gel en farmacias que cada vez que se prende la alarma pública. Por eso, esta adicción va de la mano con la adicción a las enfermedades nuevas, pues cuantas más enfermedades existan, más posibilidades tendrá de defenderse con su escudo en gel.

Adicción a los pasacalles

Si tenés un amigo con un curriculum vitae grueso y repleto de carreras que no tienen nada que ver entre sí, seguramente se trate de un adicto a los pasacalles. Es que, con la excusa de tener su propio pasacalles con un “Bienvenida Podóloga”o “Bienvenido Diseñador Web”, el adicto continuará anotándose en cuanto curso le aparezca por debajo de la puerta.

Por eso el adicto va en contra de las estadísticas. Mientras que los números de egresados universitarios decrecen cada día a causa del temor al pasacalles que le dedicará su familia, el adicto va por más. Por eso, cuando tiene hijos -que se agarren- porque el pasacallista no se detendrá hasta poder informarle a todo el barrio que su vástago se doctoró.

pasacalles en montevideo

La pasión de unos, el temor de otros

Además de la estrategia del curriculum hay otra manera infalible de detectarlo: nunca sabés qué regalarle. Los pasacallistas son un enigma para la estética y por eso en cada cumpleaños reciben dinero envuelto en papel de regalo o cheques obsequio. Es que es muy difícil encontrar el regalo adecuado para alguien que seguramente piense que Julio Iglesias tendría que haber tenido más hijos; que la mayonesa es el principio y el fin de la condimentación contemporánea y que el karaoke sobre Phil Collins segrega endorfinas.

Adicción a las nalgas de bebés

Esta quedó por último porque es difícil meterse con los bebés. Desde su tierna pureza, los pequeños bajitos  son amos todopoderosos que cuentan con un séquito de adultos adoradores de bocas sin dientes y, sobre todo, de nalgas esbeltas. El rasgo más peligroso de este tipo de adicto es su capacidad infinita para negar la realidad. Cualquier cosa que expulse un bebé, incluyendo sus greatest hits, la caca y el vómito, serán consideradas emanaciones celestiales . Es que la nariz del adicto está inutilizada por tanto Lysoform fragancia bebé, su droga de elección

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

La sociedad del ombligo creativo
Cómo mantenerse cool cuando tu hijo toma decisiones poco cool
Nadie odia al Marmota Chico: 5 lecciones que nos dejó 25 watts*

La sociedad del estómago culpable*

Comer o vomitar, esa es la cuestión. Estamos pendientes del efecto que cada cosa que llevamos a la boca tiene sobre nuestro cuerpo, estado de ánimo, aura y la suerte en la quiniela. Por eso medimos el mundo por las contraindicaciones, las gráficas al reverso del mantel de McDonald’s, las publicidades de cero por ciento, las recetas mágicas, o la sustitución de la carne por el seitán. Pero también podemos medirlo por esos momentos impagables en que una honesta bolsa de papitas no oculta lo inflada de nada que está. Esos momentos en que nuestro estómago sonríe sin culpa y le da la bienvenida al alimento megaprocesado, mientras que nuestra conciencia nos reprime con un cilicio macrobiótico.

Por todo esto, lo que comemos ha dejado de ser un detalle más de nuestra rutina diaria para modelar nuestra personalidad. Con personas que llegan a mimetizarse con su comida favorita, “somos lo que comemos” nunca fue tan literal. Los grupos de amigos dejaron de tener un nerd, una rubia tonta, un gay y una hippie que sabe de feng shui, para tener un celíaco, un diabético, un vegetariano y uno de cada uno de los siguientes:

El chatarra

Todos conocemos uno. No importa que sea gordo o flaco, saludable o de piel verde azulada, atlético o con menos cintura que un alfajor; lo que define a este individuo es su amor incondicional por los condimentos gratuitos que vienen con la hamburguesa, la cobertura en símil chocolate y todo lo que salga de una freidora.

En sus poros se respira la frustración por ser un White Trash a medias. Maldice la distancia geográfica que le impide pasarse por completo al lado oscuro de las grasas saturadas o, mejor dicho, al lado plateado de la bolsa de Doritos.

Sin embargo, se las arregla deambulando por los restaurantes de comida chatarra y los carritos de chorizo, impregnándose de su distintivo aroma a fritanga y cenicero. Este White-Trash-Wannabe nunca se cansa de tirar frases en inglés como “god, I’m high” o “christ, I’m late”, ni de soñar con tocarle una teta a Pamela Anderson o, por lo menos, a Claudia Fernández, y materializaciones humanas de sus alimentos favoritos.

La mujer ideal del chatarra

El foodie

Fanático del canal gourmet, groupie de Anthony Bourdain y violador en potencia de Francis Mallmann, el foodie es un Sherlock Holmes en incansable búsqueda de ingredientes imposibles de conseguir en una feria de barrio común y corriente, como harina de pescado o maíz de almidón en flor. Este individuo experimenta el máximo deleite cuando saborea la parte de los animales que por lo general tiramos a la basura, siempre y cuando aparezcan en el menú a un altísimo precio como caviar y foie de gras.

Sus actividades predilectas consisten en denigrar al puré en polvo, pensar nombres para su propio programa en el canal gourmet e inventar que es italiano. Su palabra favorita es “maridaje”y tiene claro que en su velorio se servirán cenizas a la provenzal.

Ser escultor es requisito en ciertos círculos foodies

El vegano aleccionador

Cruza entre político en campaña y testigo de Jehová, el vegano aleccionador no descansará hasta convertir a su credo a todos los que lo rodean. Su técnica de caza consiste en capturarte en tus momentos de mayor vulnerabilidad. Mientras sacás del tupper un refuercito de jamón y queso, el vegano del escritorio de al lado va a describirte el proceso mediante el cual se sacrifican los cerdos y narrarte con lujo de detalles la esclavitud de las vacas lecheras que son alejadas de sus familias para trabajar en vez de ir a la escuelaTodo para que vos puedas comerte esas fetas de mortadela y queso sándwich.

remera vegana

Los veganos con músculos, aunque escasos, son los más peligrosos

¿Todavía tenés hambre? No termina ahí. También te alertará sobre tu mascota proveniente de un criadero, tus botas de cuero y hasta las galletitas que tenés en la alacena y que contienen grasa animal. Después de interactuar con un vegano aleccionador, nuestros niveles de culpa suelen arrastrarnos a comer pastito y alpiste por una semana y a adoptar un par de gatitos callejeros.

Tarde o temprano, tanta propaganda termina por alejarlo de sus amigos más humanos. Pero a él no le importa. Él ha aprendido el melifluo lenguaje de los pájaros y comparte la leche con el gato. Hace un par de días lo picó una araña y se enamoró.

El rompebolas recibido

El celíaco diabético intolerante a la lactosa que además es vegano y que no come alimentos cocidos, pertenece a una era en la que el hombre era recolector y todavía no había descubierto el fuego. Solo una máquina del tiempo podría ayudarlo. Y ni siquiera eso, porque no le va vestirse con pieles. Su fijación con la autocensura alimenticia es síntoma de una vida carente de dificultades y una necesidad imperiosa de complicarse con boludeces. A este ser directamente no se lo puede invitar a comer (y mucho menos a coger).Así que tené cuidado. No te le acerques. Que no pase de amigo de chat.

*Publicado originalmente en Jota #7

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

5 dictaduras destinadas al fracaso
Guía de supervivencia para el adolescente
La sociedad del ombligo creativo

La sociedad de los cerebros televisivos

La historia es más que conocida. Padres que se divorcian, niños a los que premian con televisión por cable para distraerlos de la vida demasiado real que transcurre en casa: generaciones enteras por siempre marcadas por su adicción a la caja boba.

Sucede que los adultos no siempre saben que lo que miramos de niños, mientras ellos nos prenden el televisor cuando tienen “problemas de grandes”, moldeará nuestra personalidad y dejará secuelas que perdurarán hasta la edad adulta. MDE consultó a varios psicólogos expertos en el tema para tratar de identificar cuáles han sido las peores influencias televisivas en las psiquis de generaciones enteras. Estos han sido los resutados más nombrados:

Futuros pot heads

El exagerado uso de estupefacientes, en particular la marihuana, tendría sus raíces en el consumo del hit televisivo Animaniacs entre los 8 y 15 años. El show ha dejado en el subconsciente de cientos de miles de espectadores la idea de que “estar re loco” es muy divertido y, por lo tanto, un estado deseable durante la mayor parte del tiempo posible. Si a esto agregamos la presencia de palomos mafiosos, un pollo que se hace pasar por humano y ratones de laboratorio que pretenden conquistar el mundo, la apología de las drogas es total y completa, ya que es la única forma de justificar al grupo de guionistas detrás de este éxito de taquilla de la animación.

Ojos visiblemente afectados que envían mensajes subliminales a los infantes.

Deformados por las sitcoms

Un mal muy común, especialmente entre aquellos nacidos en los 80s y 90s, es tener la psiquis totalmente malacostumbrada a las risas grabadas después de cada remate. Todos aquellos que crecieron mirando episodios de Seinfeld, Friends o That’s 70s show, saben de lo que hablo. Entre las excentricidades que aquejan a estos individuos, se encuentra su imperiosa necesidad por vivir en apartamentos con muchas puertas a las que nunca pasan llave para que los personajes secundarios de sus vidas puedan simplemente entrar en escena sin ser anunciados. Todo un reto para los agentes de bienes raíces, que no logran alquilar una propiedad a estos especímenes (ellos jamás comprarían) si el lugar no incluye un vecino excéntrico al otro lado del pasillo.

El modelo de vecino ideal para alguien que creció mirando Seinfeld.

Nacidos para estrellarse

Pocos han sido más afectados que aquellos que crecieron mirando programas de entretenimiento en sus vacaciones de verano. El canal E!, en especial, ha llenado el mundo de famosos wannabe dispuestos a ingresar a cualquier reality show a cambio de sus 15 minutos de Rial. Mientras otros niños soñaban con ser doctores o bomberos, estos pichones de participantes de Gran Hermano planificaban su vida en función de los cuatro bloques de The E! True Hollywood Story. A los 8 años ya sabían que para los 20 iban a tener algún problema familiar que pudiese justificar sus posteriores adicciones y para los 30 tenían programado un derrape que los hiciera tocar fondo. Todo esto para poder redimirse con una temporada en rehabilitación y una edad madura dedicada a recaudar fondos para salvar a niños tercermundistas de la fealdad de ser pobres.

lindsay lohan

Niña estrella con pecas, check. Adolescencia entre juzgados, rehabilitación y cirugías, check

¿Y si creciste mirando a Figuretti?

La tragedia, sin embargo, radica en todos aquellos que crecieron sin televisión por cable y, por lo tanto, mirando telenovelas protagonizadas por Thalia y capítulos repetidos de los Ositos Gummies hasta saberse todos los diálogos de memoria. Pero, el tema más conflictivo -aquel que solo algunos psicólogos se atreven a abordar- es qué pasa si creciste mirando a Figuretti. ¿Qué se hace con esa gente que ahora se muere por salir en las fotos de sociales de la revista Galería, que cuando ve a un famoso se saca una foto abrazándolo para subirla a Facebook, que vive todo el año esperando el verano para ir a Bikini a hacer celebrity hunting? ¿Quién se hace cargo de ese daño perpetrado a una generación entera de televidentes? Preguntas importantes que todos deberíamos hacernos y que todavía permanecen sin respuesta.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

La sociedad del ombligo creativo

Si la creatividad fuera un pájaro sería una paloma y se hubiera declarado plaga hace rato. Pero, como no lo es, la seguimos encontrando por todos lados. Ya no se limita a las escuelas de arte y las agencias de publicidad. Hoy cualquier pancho cree que puede incluir impunemente la palabra “creativo” en sus tarjetas de presentación y sentir que ha ganado prestigio por eso.

Claramente, este exacerbado culto a la creatividad está originando cambios profundos en nuestra sociedad. Cambios de comportamiento más radicales que los generados por la creencia en el progreso de los ochenta y la veneración por las boy-bands de los noventa.

El efecto WTF!

Hubo un tiempo en el que leer Vogue y comprar en la web de Topshop eran acciones suficientes para garantizar la atención de los coolhunters y un par de fotos en los blogs de tendencias. Hoy eso es muy 2009 y lo único que puede llamar la atención de los jueces de lo cool es que salgas a la calle envuelto en papel film o con un cucurucho bañado en chocolate en la cabeza. Y sí, esto es una competencia. Así que la tendencia para este año será vestirse en Superfiestas y que todas las noches sean carnaval. Y que ni siquiera pase por tu cabeza caer a una entrevista laboral portando un traje sastre ni mucho menos un par de jeans para parecer “descontracturado”: tus potenciales empleadores te descartarán inmediatamente por tu condición de uno más del montón y tu notoria carencia de espíritu creativo. La pregunta a hacerse en esos momentos es: ¿qué haría Lady Gaga?

lady gaga carne vogue

¿Qué haría Lady Gaga?

Great place to work

Pero la presión por ser cada día más creativos e innovadores no cae solamente en las espaldas de los empleados. Las empresas se han encontrado con que las nuevas generaciones creativas necesitan sentirse constantemente estimuladas y que, en caso de aburrirse por más de 15 minutos, no dudarán en renunciar para dedicarse a escribir posts poco inspirados en sus pretenciosos blogs. Es que ningún miembro de la nueva manada creativa consideraría por más de un segundo trabajar en una oficina en la que haya que bajar escaleras en lugar de deslizarse por un tobogán, o donde la sala de descanso no sea un lugar digno de alojar al sombrerero del País de las Maravillas. 

Para que su  redactor creativo, su diseñador creativo o su encargado de hacer el café creativo, se sienta en un permanente viaje de ácido laboral, que lo impulse a anhelar todo el fin de semana por que sea lunes, las empresas no tendrán más alternativa que contratar secretarias bronceadas y retaconas (el look supermodelo para secretaria es muy 90s) y disfrazarlas de oompa loompas, no sin antes asegurarse de que puedan cantar, bailar y moverse por la oficina dando pequeños saltos.

secretaria oompa loompa

Las nuevas secretarias.

Vivir en Oz

El culto por la creatividad ha alcanzado, incluso, a aquellas ciudades que hasta hace poco preparaban comités especiales para ser declaradas patrimonio de la humanidad o la próxima sede de los juegos olímpicos. En cambio, hoy concentran sus esfuerzos en ingresar a la exclusiva lista de las Ciudades Creativas de la UNESCO. Por eso, en breve nos encontraremos con pasacalles en blanco y Plumonitos colgando de los postes de luz que nos invitarán a crear nuestros propios mensajes para conductores y peatones por igual. Los músicos callejeros dejarán de tocar la guitarra para incursionar en la composición con fagot y arpa a bordo del transporte público y ya no tendremos planchas pidiendo monedas en las plazas, sino estatuas vivientes recreando personajes históricos y obras de arte famosas.

Así sucesivamente hasta que llegará el día en que todas las esculturas, los libros, las fotografías, los libros sobre fotografía, los cuadros y las instalaciones ocuparán todo el espacio público existente e irán desalojando lentamente a las personas que, no desalentadas, continuarán creando y rodeándose de objetos de su autoría sin tener espacio en su campo visual para enterarse de las creaciones ajenas.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.