La evolución del mentiroso*

Aunque entre la comunidad de mentirosos se haya vuelto muy popular el orgulloso dicho “mentiroso no se hace, se nace”, hoy ya nadie discute que un mentiroso no surge de la noche a la mañana sino que se construye tras una serie de desafortunadas circunstancias. Con el afán de ser más inclusivos, MDE indaga en las diferentes etapas que convierten a un ciudadano promedio en un mentiroso a tiempo completo.

La mentira, una forma de libertad

Imaginemos que nuestro mentiroso es un secreto admirador del más odiado de los clichés: Ricardo Arjona. Él sabe que eso está mal y por eso se ve obligado a mentir con argumentos conocidos. Por ejemplo, el ya clásico discurso de que le parece una aberración que el cantante haya dedicado una canción entera a la menstruación. Pero, en realidad, nuestro mentiroso considera que la frase “de vez en mes una cigüeña se suicida” es comparable a un verso de Verlaine. Eso no es todo, cada vez que el cantante pisa nuestro país, el mentiroso se ve obligado a mentirle a su pareja en sus narices. Suele inventarse un picadito con los amigos o una noche de putas para poder verlo en vivo sin sentirse menos hombre ante su novia. La sociedad, con su moralina anti-arjoniana es la que lo inicia en la mentira.

Negar su debilidad por Arjona será la primera de una cadena infinita de mentiras.

La mentira para alardear

Una vez estrenado en la mentira, el mentiroso comenzará a utilizarla con mayor frecuencia y soltura, con la finalidad de mejorar su reputación. Ya no la utiliza como defensa, sino que la convierte en un arma de ataque para ingresar a círculos selectos de nuestra sociedad. Todo comienza con una invitación de un amigo a su muestra de arte contemporáneo. Del “me gusta” pasa al “me encanta”, pero pronto comprende que esas mentiras no son suficientes y ensaya un “tu concepción del espacio como una cápsula de tiempo que enfrasca la vida cotidiana es comparable a la obra de un pequeño dios obligado a recrear el universo cada 7 días”. Pero eso no es suficiente y, para ponerse a tono, hipoteca la casa para poder comprar la obra, colgarla en su living comedor y contemplarla cada mañana mientras se come un yogurt con cereales en bata y pantuflas. Este es el momento en el que las personas más cercanas al mentiroso comienzan entender el verdadero alcance de este mal.

La mentira con patas

Nada excita más a un mentiroso experimentado que un buen desafío. Por eso, entre las peores cosas que se les puede decir es que “la mentira tiene patas cortas”. Ni lerdo ni perezoso, ante el descubrimiento de que la mentira tiene patas, el mentiroso encontrará un nuevo reto: entrenar a su mentira para correr una maratón. Y es así que buscará hacer durar sus mentiras más de lo humanamente posible, llegando al límite de sus propias capacidades. Uno de los ejercicios favoritos de los mentirosos es disfrazarse de Testigos de Jehová y pasar tardes enteras en compañía de señoras viejas que viven en casas poco aireadas, con varios gatos y mucha necesidad de hablar. Con suficiente práctica el mentiroso logrará romper sus propios records y volverse inquebrantable. Este mojón significa, para algunos, el inicio de sus carreras como abogados.

El mentiroso en recuperación

Después de la mentira.

Quizás no haya vuelta atrás para un abogado, pero sí quedan algunas alternativas para el mentiroso que no se volvió profesional. En nuestro país hay avanzadas clínicas de rehabilitación financiadas por el Opus Dei que cuentan con psicólogos especialmente entrenados en leer La Divina Comedia a través de altoparlantes las 24hs del día, esperando que los mentirosos se arrepientan. Claro que el momento del alta es siempre complicado porque nunca se cuenta con la certeza de que se trate de una recuperación exitosa o de otra mentira. El Estado también cuenta con una clínica de rehabilitación para mentirosos pobres o ateos. Una vez recuperados los mentirosos lidian con los síntomas de abstinencia trabajando en una línea 0900 de lectura de cartas astrales, con la que financian el centro para que más y más mentirosos puedan ser recuperados.

*Publicado en Jota#9

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

5 tipos de peces que van quedando en el mar
Los cinco estados de las llamadas de tu ex
5 dictaduras destinadas al fracaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.