¿Cómo podemos ser un poquito más esnobs?

Muchos de nuestros lectores nos han formulado esta pregunta y, como en MDE no nos gusta dejar tirados a lectores en apuros, aquí les contestamos con 5 ideas para poner en práctica antes del próximo lunes.

1. La vigencia de los clásicos

Un certero primer paso hacia el esnobismo es recurrir a los clásicos. Disponerse a leer En busca del tiempo perdido en su totalidad, por ejemplo. Pero nunca en la comodidad del living de tu casa en una tarde de lluvia con una taza de té en la mano. Leer a Proust desde tu iPad acodado en la barra de la Ronda y asegurarte de que todos te vean y te fotografíen es el camino a tomar. Después de todo, de qué sirve el esfuerzo de leer libros complicados si nadie nos ve hacerlo, ¿no?

No importa que haya poca luz, las fotos van a ser más interesantes.

2. A walk on the wild side 

Repensar las vacaciones también será una tarea necesaria. Cabo Polonio ya no es novedad y Punta Cana no da exótico. Lo nuevo por descubrir, lo que todavía no está en las agencias de viaje ni en las fotos de Facebook de tus amigos, son las playas con nombres impronunciables de las costas africanas. Cuando te pregunten si no te da miedo la gran diferencia cultural, los mosquitos con fiebre amarilla o el tamaño de las agujas de todas las inyecciones que te tenés que dar, vos contestá que todo eso es parte de la aventura y que hay que conocer otras realidades, aunque no planees salir del 5 estrellas durante toda tu estadía. 

3. La comida de una abuela que no es la tuya

No hay que olvidarse del esnobismo culinario. Ya sabemos que a esta altura solo comés alimentos orgánicos cultivados a menos de 100 metros a la redonda de tu casa; pero es hora de dar un paso más. Un esnob no se construye renunciando a McDonalds y rechazando todo canapé que le ofrezcan amablemente en una fiesta; lleva mucho más trabajo. Por eso, te sugerimos restringir tu apetito a comida casera preparada exclusivamente por señoras de más de 60 años. Pero no cualquiera, la cocinera tendrá que demostrar su condición de abuela mientras acaricia los alimentos en su acogedora cocina familiar. Luego solo quedará sonreír irónicamente cuando alguien comente que encontró un lugar en el que venden comida como las que preparan las abuelas.

Si no tiene canas, que se tiña

4. Bandas que no existieron nunca y que no van a existir más

Como cuarto paso te proponemos borrar toda la música que tenés en este momento en el iPod y empezar a escuchar únicamente a bandas que se separaron antes de poder grabar su primer álbum y que nunca se presentaron en vivo. Claro que solamente alcanzarás a oír algo parecido a  ensayos de  garage; pero lo único más exclusivo que esto es escuchar al cantante en la ducha. Por supuesto que estos registros serán super difíciles de conseguir (podés twittear bastante acerca de tu búsqueda imposible) y jamás se volverán populares.

5. Merlín Atahualpa

Por último, nunca olvidemos la fantástica oportunidad que nos brinda la llegada de un hijo. Más maleable que un perro y menos quejoso que tu hermano adolescente, tu chiche más nuevo aún no opina ni te manda a cagar. Por eso, es perfecto para calzarle remeras irónicas y disfrazarlo de lo que se te antoje. Sin embargo, tu momento de gloria creativa será la elección de su nombre. Este es un magnífico momento para el padre que quiera marcar la diferencia.

Hijos del esnobismo.

En MDE sugerimos limitarse a aquellos nombres cuya escritura no quede muy clara y haga que la gente siempre tenga que preguntar si es con D o con Th. En lo posible que haga referencia a algún poeta maldito, pero no de los más populares y conocidos. Evitá a Baudelaire que es muy moderno, a Ginsberg que es muy gritón y a Dylan que ya se ha vuelto un cliché. Eso sí, prepará algún poema de memoria para recitar cada vez que alguien te pregunte por qué le hiciste cargar a tu criatura con un nombre tan ridículo.

 Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

Cómo ser cool viviendo con tus padres
5 razones para emborracharse sola en casa
5 errores que cometo una y mil veces 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.