La sociedad del ombligo creativo

Si la creatividad fuera un pájaro sería una paloma y se hubiera declarado plaga hace rato. Pero, como no lo es, la seguimos encontrando por todos lados. Ya no se limita a las escuelas de arte y las agencias de publicidad. Hoy cualquier pancho cree que puede incluir impunemente la palabra “creativo” en sus tarjetas de presentación y sentir que ha ganado prestigio por eso.

Claramente, este exacerbado culto a la creatividad está originando cambios profundos en nuestra sociedad. Cambios de comportamiento más radicales que los generados por la creencia en el progreso de los ochenta y la veneración por las boy-bands de los noventa.

El efecto WTF!

Hubo un tiempo en el que leer Vogue y comprar en la web de Topshop eran acciones suficientes para garantizar la atención de los coolhunters y un par de fotos en los blogs de tendencias. Hoy eso es muy 2009 y lo único que puede llamar la atención de los jueces de lo cool es que salgas a la calle envuelto en papel film o con un cucurucho bañado en chocolate en la cabeza. Y sí, esto es una competencia. Así que la tendencia para este año será vestirse en Superfiestas y que todas las noches sean carnaval. Y que ni siquiera pase por tu cabeza caer a una entrevista laboral portando un traje sastre ni mucho menos un par de jeans para parecer “descontracturado”: tus potenciales empleadores te descartarán inmediatamente por tu condición de uno más del montón y tu notoria carencia de espíritu creativo. La pregunta a hacerse en esos momentos es: ¿qué haría Lady Gaga?

lady gaga carne vogue

¿Qué haría Lady Gaga?

Great place to work

Pero la presión por ser cada día más creativos e innovadores no cae solamente en las espaldas de los empleados. Las empresas se han encontrado con que las nuevas generaciones creativas necesitan sentirse constantemente estimuladas y que, en caso de aburrirse por más de 15 minutos, no dudarán en renunciar para dedicarse a escribir posts poco inspirados en sus pretenciosos blogs. Es que ningún miembro de la nueva manada creativa consideraría por más de un segundo trabajar en una oficina en la que haya que bajar escaleras en lugar de deslizarse por un tobogán, o donde la sala de descanso no sea un lugar digno de alojar al sombrerero del País de las Maravillas. 

Para que su  redactor creativo, su diseñador creativo o su encargado de hacer el café creativo, se sienta en un permanente viaje de ácido laboral, que lo impulse a anhelar todo el fin de semana por que sea lunes, las empresas no tendrán más alternativa que contratar secretarias bronceadas y retaconas (el look supermodelo para secretaria es muy 90s) y disfrazarlas de oompa loompas, no sin antes asegurarse de que puedan cantar, bailar y moverse por la oficina dando pequeños saltos.

secretaria oompa loompa

Las nuevas secretarias.

Vivir en Oz

El culto por la creatividad ha alcanzado, incluso, a aquellas ciudades que hasta hace poco preparaban comités especiales para ser declaradas patrimonio de la humanidad o la próxima sede de los juegos olímpicos. En cambio, hoy concentran sus esfuerzos en ingresar a la exclusiva lista de las Ciudades Creativas de la UNESCO. Por eso, en breve nos encontraremos con pasacalles en blanco y Plumonitos colgando de los postes de luz que nos invitarán a crear nuestros propios mensajes para conductores y peatones por igual. Los músicos callejeros dejarán de tocar la guitarra para incursionar en la composición con fagot y arpa a bordo del transporte público y ya no tendremos planchas pidiendo monedas en las plazas, sino estatuas vivientes recreando personajes históricos y obras de arte famosas.

Así sucesivamente hasta que llegará el día en que todas las esculturas, los libros, las fotografías, los libros sobre fotografía, los cuadros y las instalaciones ocuparán todo el espacio público existente e irán desalojando lentamente a las personas que, no desalentadas, continuarán creando y rodeándose de objetos de su autoría sin tener espacio en su campo visual para enterarse de las creaciones ajenas.

 Recibí más asistencia social

Posts Relacionados:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.