10 razones por las que dejé de ir a los Oscar

Ya no. Para la próxima edición faltaré sin aviso. Y no me manden más las hojas de votación. Voto en blanco.

1. No sé dónde ponerlo. Las casas no están hechas para albergar un Óscar. Ni te digo si ganaste más de uno. En el living queda pretencioso y de pisapapeles no sirve. Tampoco tengo tantos como para jugar al bowling con ellos. Es re incómodo tener un Óscar. Quizás lo transforme en sacacorchos.

2. No solo es una ceremonia aburrida por la tele. También en el mismísimo Kodak Theatre. En tu casa, por lo menos, podés tomarte un vino. Ahí, en cambio, no podés comer ni tomar nada hasta el after. Mirá, para eso prefiero ir a los Premios Iris, los Tabaré, los Martín Fierro o -de última- a los Golden Globe, en los que cualquiera verá la intención del alchool.

Con lo que ahorran en escenografía cubren el catering

3. No podés venderlo en MercadoLibre. Después de que lo ganás te hacen firmar un trato que te impide sacarle cualquier rédito económico a esa estatuilla. Claramente, es un premio que no vale su peso en oro.

4. Me pierdo, nunca encuentro nada. Una vez estuve horas buscando el baño y cuando finalmente lo encontré estaban Javier Bardem y Penélope Cruz practicando su inglés. I am, You are, He/She is. Algún día Antonio Banderas les revelará su sabio secreto: no aprenderlo.

5. Nunca sabés qué ponerte, y vayas como vayas, siempre te mata la policía de la moda. Como si caminar por una alfombra roja no fuese lo suficientemente ridículo, como para que encima te estén juzgando por eso.

Alfombra roja de los premios oscar

La alfombra roja no deja de ser una simple alfombra

6. Cuando gano siempre me olvido de alguien. Para la gente es re importante ser mencionada ahí, aún cuando el 99,79% de las personas que están mirando eso, no tienen ni idea de quién estamos hablando. Dos divorcios me costó el Óscar. Y divorciarse en Hollywood te baja unos cuantos puestos en la revista Forbes.

7. Me siento. Aplaudo. Me levanto. Ovación de pie emotiva. Me siento. Vuelvo a aplaudir. Encima cuando dan el premio a la larga trayectoria de alguien que nunca tuvo el honor de haber ganado un Óscar tenés que agregarle lágrimas al asunto. Soy una estrella. Que me aplaudan a mí. Lloren por mí. Aplaudir es re de público.

8. Ganarlo no está tan bueno. Si lo ganás muy joven, tu carrera se hunde. Si alguno ha visto a Cuba Gooding Jr, Helen Hunt o Gwyneth Paltrow por la vuelta que me avise.  Lo peor de ganarlo, sin embargo, es tener que ser tan chupamedias con la Academia, y tener que empezar con “Quiero agradecer a la Academia por este galardón…”. ¡Lambetas! Encima, me siento mal por haber ganado un premio que nunca recibieron Hitchcock, Peter Sellers, Orson Welles ni Kubrick.

Qué tiempos aquellos

9. Después de que ganás en cada película que hacés dice “El ganador del Óscar…” antes de tu nombre en la sinopsis, los afiches, las publicidades. ¿Es tan difícil entender que soy más que esa etiqueta? ¿Eh?

10. Para ganarlo te tenés que someter a algo. La justicia de Hollywood solo valora una actuación cuando el actor anda con un cartel grande y dramático que dice “estoy actuando, contemplad”. Entonces siempre gana alguien que engordó 150 kilos, que se afeó (Charlize Theron, Nicole Kidman) o que vive cada minuto frente a la cámara como si fuera el último. Así fue que lo ganó Halle Berry y así creyó Sean Penn que lo ganaría con I am Sam.  Cuando no lo ganó, sentí que el dios de la justicia volvía de sus largas vacaciones. Después las cosas volvieron a la normalidad y Sean se llevó la estatuilla por otra película.

2 pensamientos en “10 razones por las que dejé de ir a los Oscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.