El spleen de los niños ricos y la princesa cool

Hermosos de mirar, cool, en pose, con un look descontracturado finamente medido, un poco despeinados, melancólicos, pensantes. Lux Lisbon (Kirsten Dunst) en Las Vírgenes Suicidas, Charlotte (Scarlett Johanson) en Perdidos en Tokio y Johnny Marco (Stephen Dorff) en Somewhere, además de tener en común todas estas características, son todos personajes de largometrajes dirigidos por Sofía Coppola, nuestra princesa cool.

movie somewhere
johnny marco

Como toda princesa cool, Sofía viene de una familia de artistas, de estudiar en varios países , experimentar con la actuación, el modelaje y el diseño de modas, antes de consolidarse como directora de cine, y de vivir en París por el tiempo suficiente para adoptar el charme simple y a la vez sofisticado que predicaba Coco. Musa de Marc Jacobs, diseñador emblema de lo cool, ex esposa del genial Spike Jonze, actual pareja del lider de Phoenix, Thomas Mars, y ganadora de un premio de la Academia, Sofía pertenece hoy a sus cuarenta años a la crème de la crème del mundillo artístico newyorkino.

¿Por qué entonces personajes tan tristes? Muchas veces Sofía ha admitido volcar una buena dosis de autobiografía en sus protagonistas. Todos jóvenes, todos en situación cómoda, incluso lujosa, sin graves problemas de los cuales encargarse y sin grandes responsabilidades, son mimados y nadie les pide nada, pero ellos están profundamente tristes, aburridos y secretamente angustiados. Es el spleen de los niños ricos.

las vírgenes suicidas
lux lisbon

Buscando su lugar en el mundo adulto sin dejar del todo de ser niños. Adormecidos, incómodos e insatisfechos en su abundancia. A punto de crecer pero sin decidirse del todo a hacerlo. En plena búsqueda de su identidad. Los personajes de Coppola se presentan en momentos de transición y son, con este fin, retratados en lugares de paso.

Hoteles de lujo, bares, comida y bebida en abundancia, cirgarrillos y café, ropa chic pero no extravagante (con la excepción de María Antonieta), casual aunque cara y, por supuesto, una exquisita banda sonora que convierte a la melancolía en el nuevo estándar de belleza

charlotte lost in translation
charlotte

El ennui aristócrata nunca fue tan cool como bajo la lente de Sofía Coppola. Con la cantidad de luz exacta, colores pasteles y la voz de Julian Casablancas sonando de fondo, no podemos apartar la mirada de estos atractivos jóvenes que no logran expresar con palabras exactamente lo que sienten y quieren.

Más de uso el arcoíris como un tobogán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.