Los 5 estados de las llamadas de tu ex

Todos tenemos un ex en el ropero. Y, lo que es peor, todos tenemos un ex que todavía nos tiene entre los 5 números amigos y no duda de hacer uso de esta promoción de Ancel para llamarnos cada fin de semana para ver “cómo andamos” y enloquecernos un poquito. A continuación, un resumen de lo que se puede esperar después de una ruptura reciente.

Estado 1: El bajón. Es viernes a la noche, vos te estás preparando para salir, te mirás al espejo, agarrás las llaves y contestás la llamada que está entrando a tu teléfono fijo. [Error #1. El teléfono fijo nunca se contesta un viernes a la noche. Tus amigos te van a mandar un sms, las únicas personas que conocen el número de tu casa son tu ex y tu mamá.] Acto seguido, te clavás treinta minutos escuchando las desgracias de tu último amor mientras mirás el reloj con ansiedad. Después de unas improvisadas frases de ánimo le decís que te tenés que ir, que te están esperando. [Error #2. Ahora sabe que vas a salir y se va a quedar quemándose la cabeza pensando en a dónde y con quién.]

Estado 2: La furia. Como no supiste manejar la situación anterior con la delicadeza necesaria, tu ex volverá por más. Esta vez, con la depresión transformada en una ira loca que despachará en tu oído en el momento exacto en el que decidas atender el celular. Así que mientras estás haciendo la previa en casa de algún amigo, el lugar quedará en silencio para escuchar el griterío que sale de tu teléfono en frases como “Ya no te importo” o “Vos me dijiste que te podía llamar cuando te necesitara. Bueno, te necesito AHORA.” [Error #3. No miraste de quien era la llamada antes de atender. No te preocupes, no vas a volver a cometer este error durante el resto de la noche.] De forma que, luego de la reacción inicial de quedarte con el aparatejo en la mano pensando “WTF???”, vas a poner el móvil en silencio y dejarlo en el bolsillo por el resto de la noche.

La ira loca.

Estado 3: Los celos. Saliste con tus amigos y te estás divirtiendo. Las horas pasan casi sin darte cuenta, el nivel de alcohol en la sangre aumenta, la situación anterior quedó completamente olvidada. Sí, olvidada para vos. Tu ex está en su casa pensando que su actitud puede haberte empujado a los brazos de alguien más, y es por eso que te llama una, dos, treinta veces. A las seis de la mañana vas a mirar el celular en busca de la hora y vas a encontrarte con las llamadas perdidas y una serie de mensajes de texto que arrancan en un “¿dónde estás?” y terminan en un “ojalá que te ______”. Te vas a dormir con ganas de cambiar de nombre, número y dirección.

Estado 4: El arrepentimiento mañanero. Bien temprano por la mañana, es decir, antes del mediodía, las cosas se van a ver de manera diferente y tu ex te va a llamar, yet again, “esperando no haberte despertado”. Va a disculparse por la actitud de la noche anterior, intentando explicar todas las cosas que se le cruzaron por la cabeza, minuto a minuto, mientras vos solo podés hilvanar dos pensamientos: “zzzzzzzzzzzzzzzzzz” y “resaca”. Vas a tratar de hacerla corta, decir que perdonás lo que sea con tal de seguir durmiendo y cortar rapidito. [Error #4. Decir cosas como “todo bien” o “ya pasó”, solo crearán en la psiquis de tu ex la ilusión de que no fue tan grave, que no cruzó tanto la línea y que no hay razón por la cual no puedan ser amigos.] Lo cual lleva a que unas horas más tarde llegue el llamado “Aquí no ha pasado nada”.

Pará, pará. ¿Qué hora es?

Estado 5: Aquí no ha pasado nada. Como si de amigos que hace años que no hablan se tratase, tu ex te va a llamar esa misma tarde para contarte sus planes para el resto del fin de semana, preguntarte los tuyos y burlarse de lo tarde que te despertaste hoy. Entiendo tu cara de confusión en este momento, el “¿cómo es que no entiende?” y la sensación de no poder escapar a las interminables llamadas. Es ahora o nunca, aunque hubiese sido mejor hacerlo al momento de terminar, hay que establecer puntos claros: si estás de mal humor no es problema mío, si querés charlar con alguien llamá a un amigo, si te bajoneás comprate una grúa, me volvés a llamar y te mando a los muchachos de Al-Qaeda que me deben un favor.

Más listas en no te pases de lista

Posts Relacionados:

5 excusas para emborracharse sola en casa
Cómo superar el fin de una relación. 5 lecciones tomadas de la ficción
Cómo ser cool estando enamorado
Pude ser un arquitecto y ser el mejor 

About these ads

6 thoughts on “Los 5 estados de las llamadas de tu ex

  1. Que cruel, obviamente es alguien que te quiere mucho la persona que te esta hablando y que le importas muchisimo, que cruel y egoista sinceramente…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
El tema Esquire.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 128 seguidores